Coatzacoalcos “Soy inocente”, clama taxista
Coatzacoalcos, Ver.: EL TAXISTA RAFAEL C. V., de 25 años, cuenta su verdad de lo que pasó la tarde del sábado 28 de julio, cuando una moto se impactó contra el auto que manejaba, causando la muerte de una menor y lesiones graves al motociclista. / Imagen del Golfo
Enfrenta proceso judicial por el accidente, donde un joven motociclista perdió la pierna derecha, y su acompañante, una menor, murió

Redacción
Coatzacoalcos, Ver. / 2018-08-08

Rafael C. V. conductor del taxi 2979 de los llamados rojos que participó en el accidente ocurrido la tarde del pasado sábado 28 de julio en el cruce de Plaza Sendero, dijo ser inocente de la acusación de homicidio imprudencial y doloso que pesa en su contra y que lo mantiene bajo proceso judicial y aseguró que fue el conductor de la moto, el que circulaba a exceso de velocidad y se pasó la luz roja del semáforo para impactarse contra el auto de sitio que conducía, ocasionado que su acompañante una menor de edad, sufriera lesiones de consideración que a la postre le ocasionaron la muerte.

“Yo no fui el culpable, yo circulaba de manera normal, se puso la luz verde del semáforo y yo pasé pero a media calle se me impactó la moto que iba a exceso de velocidad, el conductor ni su acompañante llevaban puesto el casco de seguridad, por lo que las lesiones fueron mortales para la joven de 15 años que viajaba en la moto, pues salió volando y se pegó en la cabeza contra el pavimento, mientras que el chofer de la moto perdió su pie y si no murió desangrado fue porque el pasajero que yo llevaba que era un señor como de 50-55 años le aplicó un torniquete para parar la hemorragia en la pierna”,dijo el taxista quien ayer recibió a Diario del Istmo, en su domicilio de la colonia Francisco Villa.

“Yo nunca hui del lugar, yo le hablé a la Cruz Roja y a un amigo que es de radiobrigadas de auxilio para que apoyaran al joven, yo me quedé en el lugar del accidente y en todo momento ayudé al chofer de la moto, si yo hubiera sido culpable, pues me hubiera dado a la fuga porque tuve oportunidad para hacerlo, sin embargo, no lo hice por que yo no fui el responsable, por eso me quedé en el sitio del accidente”, dijo Rafael, quien asegura tener más de cuatro años manejando un auto de sitio y ser padre de dos menores de edad.

Mencionó que a raíz del accidente, su vida le cambió por completo, pues la Policía Estatal lo detuvo diciéndole que era sólo para una declaración y que lo iban a dejar libre, por lo que acompañó a los oficiales, sin embargo, ya en las oficinas policiacas, le dijeron que iba a quedar detenido a disposición de la Fiscalía, pues la jovencita que viajaba en la moto estaba muy grave y el chofer de la misma había perdido la pierna.

Durante dos días, estuvo detenido en los separos del Mando Único en lo que era el antiguo reclusorio de Palma Sola y luego lo pasaron con el juez de control, quien le decretó una caución y pudo salir condicionado por la misma juez, Ludivina García quien le dijo que para ella, él era el culpable del accidente, pese a que el perito de Tránsito del Estado, en el parte de accidente iniciado lo puso como vehículo B, es decir, sin responsabilidad en el accidente.

Rafael cuenta que desde el día del percance que fue el sábado 28 de julio, no ha podido trabajar, pues el taxi está en el corralón dañado de su parte frontal y además él anda haciendo trámites y presentando a testigos que ayuden con su declaración y cuenten la verdad histórica de lo que pasó realmente esa tarde del sábado, por lo que actualmente está viviendo de las aportaciones que hacen sus compañeros taxistas que lo conocen desde hace varios años.

“Yo le pediría al chofer de la moto, Hugo Alberto L. P. que diga la verdad, él sabe bien lo que pasó ese día, que acepte su responsabilidad de que iba muy duro y que se pasó el alto, que no me perjudique, porque el sabe perfectamente que yo no soy el responsable, porque incluso lo ayudé después del accidente, entonces que diga lo que realmente es, porque toda esta situación me está afectando, dado a que no he podido trabajar y no he llevado el sustento a la casa y actualmente vivimos gracias a los compañeros taxistas que me están apoyando”, señaló el taxista Rafael C. V.

Edición Impresa
Coatzacoalcos 2018-10-14

Ediciones Anteriores

Suscríbete