Coatzacoalcos Último adiós a transportista
Coatzacoalcos, Ver.: LOS RESTOS DEL CONOCIDO transportista, Fernando Barradas Rebolledo, fueron llevados a su taller, en donde le rindieron un homenaje de cuerpo presente. Fernando vivió y murió en la carretera. / Gerardo Enríquez

Gerardo Enríquez
Coatzacoalcos, Ver. / 2018-10-09

Fernando Barradas Rebolledo manejó tráiler y equipo pesado por todo el país, durante casi 50 años y nunca le pasó nada.

El lunes pasado se volcó en su camioneta particular y perdió la vida.

Fernando vivió y murió en la carretera.
Ayer los restos de Fernando Barradas llegaron por última vez hasta su pensión de tráiler ubicado por el rumbo de la carretera antigua a Minatitlán, cerca del poblado Mapachapa, en donde familiares, amigos, colaboradores, empleados y prestadores de servicios, le rindieron un homenaje de cuerpo presente y recordaron las hazañas de Fernando, quien fue pionero en el transporte de carga en el sur de Veracruz.

Por eso ahí, los transportistas de antaño y compañeros generacionales de Fernando, los Loya, Palacios, Collía, Emilio Herrera y otros conocidos transportistas de la región, que iniciaron con él en el negocio de los fierros, cuando los Tractocaza o los Dina, eran la novedad en el gremio de transporte de carga en general y cuando ni siquiera existían las llamadas autopistas y todos circulaban por la libre.

Ante el llanto de su esposa y compañera de vida, Amparo Cinta Valdéz de Barradas, quien lo acompañaba el día del accidente y milagrosamente salvó la vida, de su hijo César Barradas, nuera, nietos y demás familiares, Fernando Barradas Rebolledo, pasó a despedirse al lugar en donde estuvo los últimos años de su vida, siempre pendiente de la buena marcha del negocio en donde se las sabía de todas, todas, producto de sus más de 50 años como transportista.

El rugido de los motores de sus clásicos Kenworth azules, blancos y amarillos, enlonados con la razón social de su negocio Transportes Barradas, así como las potentes cornetas de sus unidades, dieron el último adiós a Fernando Barradas al momento en que su cuerpo abandonaba para siempre su taller y enfilaba con rumbo a su natal Oluta, escoltado por sus camiones que lo acompañaron hasta la pista, rumbo a lo que sería su última morada.

Descanse en paz Fernando Barradas Rebolledo, ícono del transporte de carga en la zona sur, buen hombre con todos los defectos que pudo tener, pero sin duda un mejor padre, abuelo, esposo y consejero para quienes se dedican a la actividad del transporte de carga.

Edición Impresa
Coatzacoalcos 2018-10-18

Ediciones Anteriores

Suscríbete