Vida y Sociedad El fraude electoral de 1910
Coatzacoalcos, Ver.: Contrario de lo dicho a la prensa viendo bien surgiera un partido de oposición, el régimen de Díaz cometió incontables atentados y fraude en las elecciones que hizo pedir la nulidad. / Cortesía
Taller de Crónica Narrativa de la Sociedad Historiográfica de Coatzacoalcos

Rafael Alcántara-Conde
Coatzacoalcos, Ver. / 2018-06-30

Durante tal situación de la política mexicana, ante una invitación del delegado Leopoldo G. Arias del Centro Antirreeleccionista y haciéndose eco del clamor popular, se reúnen en el otrora Puerto México la noche del 31 de mayo de 1910, acudiendo un grupo ciudadano a la casa 59 de la cuarta avenida Hidalgo para ser instalado el Club “Lic. Benito Juárez García”, donde ya una vez abierta la sesión se procede a hacer designación de su concejo directivo.

Habiéndose acordado por mayoría de votos llevar dicho club el rubro del Benemérito de las Américas, cuya tarea principal sería difundir los principios del partido independiente; a los congregados felicitó el recién nombrado presidente don Francisco Téllez Bautista y exhortó a luchar con patriotismo dentro del orden y la ley para hacer triunfar a los postulados en la asamblea nacional, logrando aprobarse fuesen como elección directa ‘en caso de un fraude’.

De acuerdo con el acta constitutiva, además del vicepresidente, secretario, prosecretario y tesorero, más diez vocales que resultaron votados; también firmaron como fundadores otros 22 correligionarios que debieron ser conocidos entre obreros, empleados, comerciantes en pequeño o locatarios, y artesanos (entre ellos, mi abuelo materno Facundo Conde Cantero), cual si fuera pequeña “base que podía garantizar una auténtica representatividad nacional”.

Empero, casi inmediato se hizo sentir sobre los porteños desafectos al porfiriato una mayor actividad represiva con varios actos de fuerza: amenazas, acoso fiscal, reduciendo a prisión en masa, como en los demás lugares; recrudeciéndose aún “las persecuciones contra todo oposicionista, clausurando imprentas, encarcelando redactores, aprehendiendo y deportando a selvas quintanarroenses y consignando al servicio de las armas a los miembros del club”.

Llegado el día 26 del sexto mes fijado para efectuarse en todo México los sufragios, hasta las 9 a.m. se llega a instalar la mesa electoral quizá en el parque público porque no es citado el sitio; siendo encargados para desahogar los trabajos Mauro D. Castro como presidente, el empleado municipal Basilio Prado y Miguel A. Martínez los primero y segundo secretarios, e igual que Tomás Soler y Zacarías Martínez quedan de primero y segundo escrutadores.

Contrario a las formalidades previstas por la Ley Orgánica Electoral, prohibiendo formasen parte del cuerpo electivo personas al servicio de las autoridades o los propios funcionarios; anticipadamente esta vez ya estaban instalados el primer secretario que era escribiente de la tesorería, el segundo un recaudador en la plaza del mercado y, de primer escrutador, nada menos que un incondicional señor alcaide responsable de custodiar la cárcel municipal.

Entre lo grave de los incidentes registrados en la casilla única durante esa jornada comicial, se dio la presencia de dos gendarmes con seis boletas cada uno, y un puertorriqueño de la policía secreta llevando dos más y luego otras dos, por lo tanto fueron consideradas nulas; dando esto motivo a que el secretario del ayuntamiento Pedro Moscoso llegara a obligar se les aceptasen, aduciendo ser de los elementos del ejército federal ahí destacamentado.

Practicado el cómputo y asombrados que no le favorecía al pensado de antemano, Francisco Pérez, el munícipe Francisco Orozco junto con el comandante Gilberto G. Ramos y unos gendarmes acudieron a efectuar la imposición y por este medio ilegal agenciarse el triunfo; negándosele a Téllez Bautista -el legítimo ganador de la votación- acreditarlo como elector, para poderlo valer en Jáltipan de Morelos y donde igual le fue rechazada el acta de protesta.

Todavía los partidarios del Club Antirreeleccionista Benito Juárez se dirigen el 25 de julio y 15 de agosto al Congreso de la Unión, expresando inconformidad por la tropelía cometida y en demanda al cumplimiento de los preceptos constitucionales, sin llegar a proceder; pero aun así, cuando en recuerdo del Grito de Dolores se manifestó el 11 de septiembre un grupo a llevar ofrendas de gratitud a la Patria y libertadores, queda preso privándolo de la libertad.

Fuentes consultadas:
Delgado Calderón, Alfredo. Documentos fundamentales para la historia de la Revolución en Coatzacoalcos, 2016;
Enciclopedia de México, tomo 8, 1977;

Portilla Gil, Santiago. Una sociedad en armas, ..1910-1911, El Colegio de México 1995;

Silva Herzog, Jesús. Breve historia de la Revolución Mexicana, FCE Méjico 1960.

Comentarios: asohistori@yahoo.com.mx a cargo de R. Alcántara C.

Edición Impresa
Vida y Sociedad 2018-08-16

Ediciones Anteriores

Suscríbete