Coatzacoalcos Cuidan de ancianos, pero no pueden solos
Coatzacoalcos, Ver.: aidé PIDE QUE SUS AMIGOS del mercado ‘12 de Noviembre’ la vayan a visitar. / Alberto Ramos

Amayrani Abad
Coatzacoalcos, Ver. / 2018-04-16

Las personas de la tercera edad continúan siendo un sector vulnerable en Coatzacoalcos, tan solo en abril la casa hogar ‘Ríos de Misericordia’ ha atendido a cuatro casos de adultos mayores que se encontraban condiciones de pobreza, abandono y situación de calle.

Actualmente este asilo de ancianos ubicado al poniente de la ciudad, en la colonia Almendros, calle Melón, atiende a 13 personas de 50 hasta 88 años, quienes en su mayoría no cuentan con familia, y otros fueron dejados por sus propios parientes.

“Nosotros no cobramos, las personas que tienen un familiar aquí solo nos dan un apoyo, no una cuota como en otros lugares donde se paga mucho. Les brindamos su dormitorio, comida, les damos sus medicinas, les hablamos de la palabra de Dios, los llevamos a sus citas médicas todos los gastos corren por nuestra cuenta”, añadió.

Cabe destacar que este lugar se mantiene con donaciones de iglesias cristianas, del apoyo y la solidaridad de personas altruista; sin embargo, el apoyio por parte de las autoridades para atender estos casos es nulo.

“Este lugar se mantiene con el apoyo de iglesias cristianas, lo que la gente nos da, tenemos una tiendita y de ahí sacamos recursos, mi esposo y yo somos pastores y con eso también sacamos la casa hogar adelante”, comentó Cristina Rodríguez.

Este proyecto inició desde hace 19 años con la finalidad de brindar protección a las personas que se encontraran en situación de vulnerabilidad.

“Nosotros somos cristianos. En un principio recibíamos mucha gente que quería oración, pero llegó el momento en el que querían quedarse, así fue como surgió. Después abrimos un lugar y así inició este proyecto para ayudar a las personas”, platicó

Ante la demanda de las necesidades de este lugar y la situación económica que atraviesan, se solicita el apoyo de las personas con aportaciones en especie: ropa, comida, zapatos, así como la participación de estudiantes para que realicen campañas de salud, o actividades recreativas para llevar un poco de felicidad a este lugar.

“Nunca está de más el apoyo, lo primordial: como el huevo, galletas que es lo que más les gusta; también les damos sus dulces porque ya son como niños, fruta, productos de limpieza y pañales medianos de calzoncitos, porque es más fácil de usar”, finalizó Rodríguez Cruz.


DESEA VER A SUS AMIGAS DEL MERCADO

Después de haber pasado 11 meses viviendo en un local desocupado del mercado 12 de noviembre, la señora Aidé Isabel Sabino ahora se encuentra en un asilo de ancianos, un lugar en donde cuenta con una cama, alimentos y cuidados necesarios.

“Aquí hay una niña que nos atiende muy bonito, nos da nuestra comida y nos ayuda, todo lo hace ‘rafidio’”, dijo Aidé Isabel Sabino.

Sin embargo, la costumbre de estar rodeada de las personas con las que convivió durante este tiempo la hacen añorar estar de regreso a ese centro de abastos, el cual conoce desde que era joven.

“Extraño estar en el mercado, aquí estoy muy lejos, yo quiero verlos y estar con ellos”, expresó.

Ante esta situación se le solicita a las personas cercanas visiten a la señora Aidé para llevarle un poco de alegría y tranquilidad en su nuevo hogar”.

Edición Impresa
Coatzacoalcos 2018-10-18

Ediciones Anteriores

Suscríbete