Espacio Alternativo Pensamiento positivo
Coatzacoalcos, Ver.: Pensamiento positivo / Cortesía
Muchas personas pasan la mayor parte del tiempo pensando en negativo, algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que esta tendencia negativista ejerce su influencia desde una gran variedad de ámbitos en nuestra vida cotidiana

Laura Robles Barajas
Coatzacoalcos, Ver. / 2017-10-28

Muchas personas pasan la mayor parte del tiempo pensando en negativo, algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que esta tendencia negativista ejerce su influencia desde una gran variedad de ámbitos en nuestra vida cotidiana: entorno familiar, amistades, compañeros de trabajo, sociedad y cultura, por nombrar algunos.

Películas en su mayoría violentas/catastrofistas, programas de ingeniería social donde estudian detalladamente nuestros comportamientos para luego avivar el fuego utilizando tácticas de guerrilla social, la prensa rosa (también conocida como amarillista) alentándonos a centrar nuestra atención en dramas y tragedias ajenas. Todo este entramado de contenidos desmoralizantes no son fruto de la casualidad. Hay un objetivo claro por parte de los gobernantes (los que vemos y los que no) de dominio a través del miedo. Parece claro que el camino que más rápidamente nos conduce a él es, sin duda, el pensamiento negativo.

Muchas de nuestras actitudes se han convertido en reacciones automáticas ante ciertas situaciones. En vez de responder, simplemente reaccionamos. Es la robotización del ser humano. Nuestra mente, acostumbrada a vivir mecánicamente en guerra, nos la ha jugado.
Nuestro cerebro funciona a través de una programación.

Nacemos con una gran cantidad de “programas inconscientes” que son herencia directa de nuestro árbol genealógico. Nuestros antepasados y ancestros ejercen un papel determinante en nosotros. Tras ellos, los programas sociales y culturales determinan el modo en que interactuamos con el mundo.

La buena noticia es que el cerebro puede ser reprogramado. Si estos programas con los que funcionamos nos hacen sentirnos miserables, parece obvio que no nos están sirviendo. No es una tarea fácil, pero tampoco es imposible. Podemos reprogramar nuestra mente para tener pensamientos positivos que poco a poco se convertirán en hábitos, los hábitos que nos abrirán las puertas a nuestros sueños.

Compruebo que pensando en positivo todo me sale bien: Cuando llego a los semáforos están en verde, no hay cola de personas en el banco en días propicios para ello, encuentro mesa en cafeterías que suelen estar abarrotadas, noticias y publicaciones que me interesan sin necesidad de buscarlas, etc. Muchas personas, al escuchar este entusiasmo, recelan. Y muchas más aún tratan de cambiar mi modo de percibir la realidad a través de juicios, críticas y ridiculizaciones.

Sin embargo, actualmente la ciencia más vanguardista respalda estos hechos. La física cuántica nos demuestra que un pequeño cambio en la percepción modifica los hechos. No sólo influye lo observado en el observador, sino que el observador también influye en lo observado. No se me ocurre sino pensar que esto es solamente posible gracias a que el observador y lo observado son la misma cosa. Así pues, una actitud positiva crea un mundo más amable y agradable, lo cual retroalimenta y refuerza nuestra actitud positiva. Simple.

Algunas personas (fundamentalmente gente pesimista) rechazarán este nuevo horizonte de la realidad sin detenerse a contrastar su validez. Los programas negativistas estarán entonces funcionando en ellos a pleno rendimiento, negando una perspectiva sin apenas llegar a profundizar en ella.

El inconsciente nos dirige, nos manipula y nos somete

En nuestro código genético llevamos impresas todas las enfermedades de nuestro Clan Familiar, de nuestros padres, de nuestros antepasados, de nuestros ancestros, y también tenemos resgistrada toda la información sobre abortos, hijos no deseados, secretos, maltratos, abusos, violaciones, asesinatos, crueldades, etc…El inconsciente lo sabe todo…y buscará la manera de manifestarse para sacar a la Luz lo que esté “oculto” de nuestro Árbol Genealógico, a través de enfermedades, sueños, situaciones, personas, sincronías (coincidencias), sucesos paranormales, etc…

Por eso es muy importante recopilar datos de nuestros padres, hermanos, tíos, abuelos, bisabuelos, y si es posible también de nuestros tatarabuelos. Nombres, apellidos, profesiones, enfermedades: físicas y mentales, posición económica, número de hijos, fechas de nacimientos y de fallecimientos, etc…

Las enfermedades son mensajes del inconsciente que se manifiestan en el cuerpo para que sanemos, pero si tratamos solamente los síntomas sin llegar a la raíz que provoca la enfermedad, ésta volverá a aparecer en el mismo órgano o en otro diferente dependiendo de la “emoción atrapada” que está provocando la enfermedad. Existe una técnica llamada Bioneuroemoción. Los profesionales de esta técnica trabajan en hospitales de algunos países de América en equipo con los médicos convencionales, cada cual en su materia.

Los médicos se ocupan de tratar los síntomas de la enfermedad y los profesionales de Bioneuroemoción trabajan descodificando a los pacientes para encontrar la causa emocional y así poder llegar a la sanación holística (cuerpo, mente y espíritu).

Además, el inconsciente de nuestro Clan Familiar funciona como un GPS Biológico. En nuestra vida vamos encontrando a las personas precisas en el momento preciso, que formarán parte de nuestra vida para nuestro crecimiento personal y nuestra evolución espiritual. Habrá personas que se quedarán con nosotros solamente una temporada, después seguirán su camino y tal vez no volvamos a verlas o quizás vuelvan a nuestra vida para completar nuestro proceso (mutuo), y otras personas nos acompañarán a lo largo de toda nuestra vida. Unas vienen a aprender y otras a enseñar, somos maestros unos de otros en La Universidad de la Vida. Lo que nos molesta y nos enoja de otras personas nos indica que eso mismo aún está sin resolver en nosotros. Nada es casual… todas las piezas del puzzle de nuestra vida encajan perfectamente. Todo en El Universo está conectado, las coincidencias tienen su porqué… Son sincronías perfectamente orquestadas por una mano Divina. Amar desde la conciencia y la consciencia a través del perdón.

Comentarios: miespacioalternativo@gmail.com

Edición Impresa
Espacio Alternativo 2017-11-11

Ediciones Anteriores

Suscríbete