Espacio Alternativo DESPERTANDO CONCIENCIAS CONÓCETE A TI MISMO Y CONOCERÁS AL UNIVERSO Y A LOS DIOSES
México, DF: DESPERTANDO CONCIENCIAS CONÓCETE A TI MISMO Y CONOCERÁS AL UNIVERSO Y A LOS DIOSES / Agencia
Ser parte del universo

Laura Robles Barajas
Coatzacoalcos, Ver. / 2017-12-02

La paz interior es aquella certeza, impalpable
pero real, de bienestar emocional y espiritual. La
paz interior es la tranquilidad profunda que nos llega cuando somos capaces de desconectarnos de la terrible batalla que mantenemos con nosotros mismos, esa batalla de los pensamientos inquietantes y perturbadores, que aunque sean inútiles no son menos amenazantes.

La paz interior llega cuando nos apartamos mental,
emocional y hasta físicamente de los dramas mundanos, de
los conflictos, de todo aquello que creemos erroneamente
que debemos decir, hacer o defender.

El viaje completo a la paz interior empieza cuando evadimos los caminos de la envidia y del que dirán, los
desvíos de la impaciencia y las calles sin salida de la terquedad y la ignorancia.

En este recorrido, la meditación y la oración en meditación son dos herramientas definitivas, ambas, formas excelentes de desarrollar la conciencia y el entendimiento en todas las áreas de la vida,y fundamentales para alcanzar la paz interior y para conservarla.

Nos ayudan a trasladar nuestra atención al
momento presente, a ejercer control sobre nuestra mente
y nuestro espíritu, apartándonos de las ansiedades y de
las actitudes defensivas que no nos permiten alcanzar un
bienestar espiritual. Qué tal si paramos la batalla, al menos unos minutos cada día, hasta que un día la batalla desaparezca por completo.

Destinar un rato cada día a la actividad meditativa será el mejor de los remedios para todos los males del estrés y la ansiedad que enferman al hombre actual.

La reflexión y la meditación nos llevarán a una nueva
perspectiva. Nos daremos cuenta de que nuestros conflictos interiores no son eternos,y entonces, aquella energía que alimentó antes nuestra desgastadora batalla interna puede ser utilizada ahora para vivir y obrar positivamente.

La paz interior es la energía que puede curarnos individualmente y curar al mundo,convertirnos en seres libres para ser felices y hacer felices a otros, especialmente a los que amamos.

Al ser parte del universo, el bienestar de cada uno de nosotros contribuye a la armonía y al amor del planeta. Además de cuidarnos y elegir ser felices,estamos dando un paso esencial para ser mejores personas a partir del amor hacia nosotros.

Pero, a pesar de esto, tal vez por formación, tal vez
por temperamento generoso y solidario, crecemos creyendo
que querernos está mal,que es egoísta, y que lo que es
correcto es pensar sólo en los otros, volcarnos hacia el mundo exterior pues el personal es fútil y entregarnos totalmente.

Sólo si lo hacemos hasta quedarnos casi drenados de energía estamos cumpliendo nuestro papel como pareja, padre, hijo, ciudadano.

Es una actitud noble pero que nos victimiza y que a la
larga no es constructiva, pues para ser realmente personas más sólidas, confiables y plenas debemos tener antes que nada un equilibrio interior y debemos tener la capacidad sanadora y revitalizante del amor para hacernos
sanos física, mental y emocionalmente.

Debemos estar plenos para empezar a entregar.Para tener una relación sana con el mundo, libre de dependencias y expectativas,tenemos primero que hacernos felices a nosotros mismos.

Cuando no necesitamos nada,porque estamos llenos, podemos
amar incondicionalmente.

Pero lo curioso es que nuestra energía no sabe de principios éticos ni sabe de paradigmas.

Un cuarto chakra deficiente muchas veces se manifiesta como primera medida en la relación con nosotros mismos.

Nuestra energía funciona adecuadamente sólo sobre el equilibrio,el pensamiento positivo y el amor.

El amor propio no sólo es sano; es indispensable para
nuestro bienestar en todos los plano y aquello que atraemos.

La salud de nuestro sistema energético tiene como precondición una relación construtiva y un tratamiento amoroso,respetuosos y compasivo hacia nosotros.

TRÁTATE IGUAL QUE A QUIENES MÁS QUIERES

También sucede cuando tenemos un tercer chakra muy
predominante, que se refleja en un sistema normativo
extremadamente rígido y que exige logros,comportamientos,
acciones, e incluso pensamientos y sentimientos
determinados.

No está mal tener uno marco de conducta;es necesario para gobernar nuestra naturaleza más básica y para lograr los propósitos en la vida.

Lo que es dañino son los juicios la no aceptación de
la propia historia, personalidad,patrones mentales y nuestra energía que se manifiesta como materia, en un cuerpo físico.

Algunas veces nos cuesta trabajo perdonarnos y simplemente seguir adelante con las enseñanzas pero sin el sentimiento de culpa que no aporta nada.

Por otra parte, cuando nos exigimos a nosotros mismos
más de lo que podemos en los proyectos, buscamos siempre
la perfección y nos medimos con cada tarea que emprendemos.

E incluso sucede al juzgarnos y maltratarnos con
pensamientos de rechazo o falta de cuidado por ser como
somos, física, mental o emocionalmente.

El poder de la mente es tal que algunas veces esta dureza
hacia nosotros se convierte en enfermedad y autodestrucción.

Por el contrario, el poder del amor lo vemos en relación
con la salud y la belleza: cuando vemos a alguien que se cuida,que acepta su ser, que inspira amor y grandeza de espíritu,nos parece más bella y saludable.

Si queremos realmente hacer un trabajo profundo, lo
primero es mirarnos, adquirir conciencia (atención permanente) para alcanzar otros niveles del ser más elevados, y tratarnos siempre tanto amor como lo haríamos con alguien a quien amamos.

En yoga la unión de cuerpo,mente y espíritu, o a través
del hatha yoga o sus diversas prácticas, nos llevan naturalmente a esta auto-observación,generosidad y compasión.

A soltar lo que ya no es o lo que habría podido ser, a concentrarse siempre en aquello que tenemos en frente y que tenemos la capacidad de vivir,disfrutar y aprender. Aprendemos a estar siempre en el momento presente, con alegría,sin comparaciones.

Nuestro corazón es una manifestación de nuestra
alma y si la escuchamos, nos dará paz, bienestar y luz para superar la confusión de la temerosa mente.

Edición Impresa
Espacio Alternativo 2017-12-10

Ediciones Anteriores

Suscríbete