Espacio Alternativo Claves de la nueva conciencia Segunda Parte
Coatzacoalcos, Ver.: Claves de la nueva conciencia / Agencia
Haciendo una alegoría, podríamos decir que la razón es el portero del castillo y es por tanto quien tiene las llaves para abrir y cerrar las puertas

Laura Robles Barajas
Coatzacoalcos, Ver. / 2015-03-22

Segunda Parte

Haciendo una alegoría, podríamos decir que la razón es el portero del castillo y es por tanto quien tiene las llaves para abrir y cerrar las puertas, pero que el rey del castillo es el corazón y es quien de verdad sabe cómo gobernar en paz. Para que el portero se deje de temores de invasión y aprenda a obedecer las órdenes del rey comprendiendo que es lo mejor para todos, habrá de aprender a manejarse con las siguientes claves: Auto responsabilidad y Aceptación El despierto, ha luchado primero contra el mundo y ha sido derrotado repetidas veces, hasta que ha comprendido que no puede derrotarlo, que el mundo está ahí para ayudarle a despertar desde la posición contraria al amor. Nadie nos enseñó nunca tanto sobre el valor de la libertad y sobre los derechos humanos como Franco o Hitler, precisamente mostrándonos la cara opuesta. El humano despierto, comprende que el mundo responde a su propia conciencia y ya no trata de transformar el mundo desde afuera, sino desde dentro. Ya sabe que no ha de cambiar el mundo sino “salirse de él”, que cada cambio que produce en su interior se refleja en el exterior. De ahí la idea del “Cristo” (asumir los “pecados” del mundo para salvarlo). Esto es hacerse responsable de que todo cuanto ve y le ocurre, es acorde con su propio estado de conciencia. Sabe por lo tanto, que para poder cambiar, lo primero que ha de hacer es aceptar las cosas como están ocurriendo y deja de luchar contra ellas. Esta es quizás la parte más difícil, puesto que implica dejar de resistir, abandonarse y para ello necesita de la siguiente clave. Fe - confianza El Ser humano consciente, sabe que ya no le sirven las guías externas de un mundo que vive totalmente de espaldas al amor y funciona por tanto de modo contrario a lo que su corazón anhela. Sabe por sentido común y porque conoce la historia, que ninguno de los caminos transitados por la humanidad hasta el presente, conducen a donde quiere llegar. Por lo tanto, necesitará adentrarse por caminos desconocidos hasta el momento, contando como única guía con el impulso de su corazón, puesto que la razón es tan solo un procesador de datos y obviamente no puede procesar datos desconocidos. No le queda pues otro remedio que aprender a confiar en sí mismo (habiendo sido educado para lo contrario) y para ello necesita de la FE en su propia divinidad, la FE en que existe un plan y que este se desarrolla a través de sí mismo, la FE en su inmortalidad como Espíritu divino. . La FE en que siempre está protegido. Compromiso - Servicio El Ser despierto, sabe que el compromiso es consigo mismo y con su propia divinidad, sabe que ha venido a esta tierra con un único objetivo que es precisamente el de reconocerse y realizarse como ser divino y reconocer en todo cuanto le rodea a la divinidad y su obra. Al reconocerse como divino, reconoce a los demás seres tan divinos como él mismo y sabe por tanto, que ha de colaborar en la liberación de los otros ayudando de este modo a la realización del “Plan”, de ahí su vocación y conciencia de servicio. Ya no puede comprometerse en otro tipo de empresa, sabe que “No puede servir a dos amos” Solo se comprometerá con aquello que sabe que puede cumplir y que sea armónico con su visión superior. Sabe también, que los no despiertos no comprenderán lo que hace porque si comprendieran, ya se habrían liberado o estarían en vías de hacerlo; por eso sabe que será juzgado y criticado por ellos, que incluso pueden desde su ceguera maltratarlo o cuando menos abandonarlo como a un apestado. El ser despierto, en lugar de amilanarse por ello, seguirá aferrándose a su FE y compromiso y será comprensivo con los no despiertos, considerando las afrentas, como oportunidades de crecimiento en el amor. “Perdónalos porque no saben lo que hacen” Verdad -Coherencia Quien ha despertado sabe que ha de expresar su verdad y actuar desde su verdad para ser libre, (“Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”). Conoce el valor de la coherencia que no es otra cosa que decir lo que piensa y hacer lo que dice, puesto que si ha conciliado mente y corazón, su palabra y su acción serán la expresión de lo que su corazón tiene grabado, lo cual es su misión. Sabe que solamente desde su verdad puede realmente reconocerse y también sabe que su verdad se irá ampliando y transformando conforme evolucione a través de sus vivencias. Comprende que cada vez que falte a su verdad, perderá una ocasión de crecimiento, pues los acontecimientos posteriores no responderán a su verdad sino a su temor y por tanto solo cosechará dudas y más temores. Lo que cree s creas y lo que di ces sancionas El despierto sabe desde que se hizo auto responsable y aceptó, que todo ocurre en función de su conciencia, o sea de su visión o creencia de cómo es la vida; sabe que todas las probabilidades están creadas en algún plano de realidad y que es a través de la renovación de sus propias creencias como conseguirá que la realidad que desea desde el corazón, se manifieste; (esto es algo que la propia física cuántica demuestra, el resultado del experimento depende de la creencia del experimentador), por tanto deja de creer en la realidad que está viviendo, pues sabe que responde a su anterior modo de ver, para algo ha hecho miles de veces revisión de su conciencia y ha comprendido que es así realmente; por eso energetiza con su palabra y acción sus nueva visión hasta verla realizada. Decir lo que se piensa, contribuye además a aumentar la FE en lo que cree ( de ahí el valor de las afirmaciones) (“Y el verbo se hizo carne”). Sabe también, por la práctica de la meditación, que ni siquiera los pensamientos que le llegan son suyos, que él solo elige entre los pensamientos que el espíritu le brinda los cuales son acordes a su estado de conciencia, tanto en positivo como en negativo, por lo tanto se afana en concentrarse en aquellos pensamientos que le conducen al bienestar y le llevan hacia lo que profundamente desea. Está atento a su línea de pensamiento todo cuanto le es posible y no se deja arrastrar por pensamientos negativos dejándolos pasar. Cuando se sorprende arrastrado por la corriente de pensamientos negativos, utiliza las afirmaciones para volverse a colocar donde quiere estar. Este es el auténtico valor de la oración, la oración ha sido siempre lo que hoy llamamos afirmaciones. El despierto sabe que cuando se repite demasiadas veces algo, termina por perder su efecto y sentido puesto que se automatiza y se pierde la concentración. Por eso, construye sus propias afirmaciones y no repite las que otros hicieron aunque digan las mismas cosas que él desea o en las que él cree como por ejemplo “El Señor es mi pastor nada me falta...” Prefiere mantenerse en constante dialogo con su propia divinidad. Respeto absoluto al libre albedrío El ser humano consciente reconoce que las cosas aprendidas de memoria no tienen valor alguno en el crecimiento, ni las que realiza bajo presión o por temor. Solo tienen valor las que nacen de adentro, las que son de auténtica conciencia y que esta se adquiere mediante el ejercicio constante de prueba - error, siendo por tanto el libre albedrío la mejor herramienta que posee para su propio crecimiento. Por esta razón respetará siempre su propio libre albedrío sin permitir intromisiones e inevitablemente respetará y defenderá también el de los demás. (“Ir a aprender lo que significa corazón quiero y no sacrificios”)cio del corazón y no a la inversa. Carlos Galindo miespacioalternativo@gmail.com Pensamiento del día Conciencia es luz, luz es información, información es amor, amor es creatividad. Paz, amor y luz divina a todos

Edición Impresa
Espacio Alternativo 2018-09-23

Ediciones Anteriores

Suscríbete