Estatal Fracasan contra la tala clandestina
Veracruz, Ver.: Grupos ambientalistas acusan que uno de los motivos ha sido el desinterés de los alcaldes. / Archivo
El fenómeno de la tala de árboles como materia prima se da en todos los municipios rurales e indígenas dónde se utiliza la madera para la fabricación de leña y carbón

Jorge Galindo
Veracruz, Ver. / 2017-08-05

Las cifras alegres que emiten funcionarios de la Comisión Nacional Forestal, Conafor, y de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Semarnat, avaladas por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, Profepa, nada tienen que ver con el devastador efecto de la tala inmoderada que a nivel Estatal sitúa a los municipios de La Perla, Mariano Escobedo, Nogales y Maltrata entre los primeros lugares de impacto ambiental por este fenómeno.

Consecuencia de esto, denuncian grupos ambientalistas, ha sido el desinterés de los alcaldes de estos municipios, la falta de compromiso y de inversión de las instancias estatales y federales para contrarrestar el efecto de la tala clandestina, pero también de proveer programas permanentes de reforestación y sostén de viveros, tal es el caso de La Joyita abandonado desde el año 2014, señaló el biólogo José Camarillo Barranco.

Señala que el fenómeno de la tala de árboles como materia prima se da en todos los municipios rurales e indígenas dónde se utiliza la madera para la fabricación de leña y carbón, pero también para la construcción de viviendas, muebles y artesanías que se venden para el sostén de estas familias.

No obstante al hecho, existen grupos de campesinos que han visto en el tráfico ilegal de la madera una forma para mejorar su economía, al ser contratados por dueños de aserraderos clandestinos que sirven de intermediarios a grandes empresas y generan una importante economía.

Comunidades de Maltrata pero principalmente en la Barranca de Tecoa, los talamontes han afectado el entorno en una reserva natural protegida por la federación, donde dicho sea de paso no existe ninguna supervisión forestal a cargo de alguna autoridad Federal, exhibe el presidente del Consejo Intermunicipal de Ambientalistas, CIMA, biólogo Graciano Illescaz Téllez.

Habitantes de Maltrata acusan a la autoridad local de ser omisa ante el devastador efecto que genera la pérdida de grandes extensiones de bosques, pero también de ecosistemas donde se pierden cada año un número importante de ejemplares de reptiles, serpientes, aves y mamíferos pequeños, sin mencionar la capacidad de captación de agua para los manantiales.



Edición Impresa
Estatal 2017-08-16

Ediciones Anteriores

Suscríbete