Estatal Burundanga, una droga peligrosa
Veracruz, Ver.: La burundanga contiene un alcaloide natural denominado escopolamina, que afecta a nivel neuronal a quien la consume. / Imagen del Golfo
La planta vuelve títere a quien la consume bajo engaños, es la nueva modalidad para delinquir en Veracruz

Víctor Toriz
Veracruz, Ver. / 2018-04-14

Una planta común es zonas rurales y urbanas de varios municipios de Veracruz es utilizada en una nueva modalidad de robo.

Es conocida popularmente como burundanga, floripondio o borrachero, el modo de utilizarla es el siguiente: Una persona desconocida se gana la confianza de su víctima, le ofrece una bebida y cuando la ingiere pierde la memoria en los siguientes 15 minutos, los efectos duran entre 2 y 3 horas, tiempo suficiente para cometer el robo.
Gabriel Ronzón acudió a desayunar después de salir de trabajar el 6 de abril pasado a un puesto de tacos en la avenida Cuauhtémoc, un hombre lo abordó presentándose como turista, poco a poco se ganó su confianza y le invitó un jugo de naranja.

Un sabor ‘arenoso’ en la boca y mareo es su último recuerdo. Dos horas después recobró la conciencia para darse cuenta que le había robado su cartera, el reloj, el estéreo de su auto y las llaves, no recuerda nada de lo que ocurrió.

La patrulla de la Policía Naval que llegó al lugar donde se encontraba recibió un reporte del C-4 sobre un hombre sospechoso que se asomaba al Audi estacionado sobre la banqueta, es decir, el suyo. Su llamada al 911 nunca fue atendida.

Al llegar al sitio los policías confundieron a Gabriel con una persona ebria que intentaba abrir el auto, ninguno hizo algo por ayudar al hombre o pedir atención médica, sólo lo dejaron ahí.

Altamente tóxica
Según el Centro de Información Toxicológica, de la Secretaría de Salud, la burundanga contiene un alcaloide natural denominado escopolamina, que afecta a nivel neuronal a quien la consume.

“Una pequeña dosis como la que pudo recibir Gabriel Ronzón induce a un estado de amnesia temporal, la persona no pierde el conocimiento pero deja de razonar y atiende cualquier orden que le den”, explicó Carolina Alemán Ortega, médico toxicológico y responsable del Centro de Información Toxicológica con sede en Veracruz.



Edición Impresa
Estatal 2018-09-19

Ediciones Anteriores

Suscríbete