Internacional “No disparen contra la prensa”
Buenos Aires, Argentina: Reporteros gráficos argentinos protestaron para repudiar el violento accionar policial durante las manifestaciones del 18 de diciembre que dejaron como saldo más de 20 fotógrafos. / Agencias

Agencia
Buenos Aires, Argentina / 2017-12-27

Reporteros gráficos argentinos protestaron frente al Parlamento en Buenos Aires para repudiar el violento accionar policial durante las manifestaciones del 18 de diciembre que dejaron como saldo más de 20 fotógrafos heridos con balas de goma disparadas por efectivos de seguridad. “No disparen contra la prensa”, reclamó la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA). En total más de 40 trabajadores de prensa sufrieron heridas durante los violentos disturbios, la mayoría a causa de disparos de balas de goma de la policía y otros por agresiones de manifestantes.

“Exigimos el respeto al derecho constitucional a informar y ser informado, pero sobre todo exigimos el cese de las hostilidades que las fuerzas de seguridad parecen haber desatado para impedir la tarea de la prensa”, expresaron.

“Responsabilizamos al Gobierno por las heridas recibidas por nuestros colegas, y exigimos el cumplimiento cabal de sus obligaciones para preservar la libertad de prensa y la integridad de los trabajadores que cubren la protesta social”, reclamó ARGRA.

El reportero gráfico Pablo Piovano declaró a dpa que recibió varias heridas por balas de goma. “Cuando la policía empezó a reprimir, los manifestantes se alejaron unos 200 metros y mientras yo me recuperaba de los gases lacrimógenos, vino la policía motorizada con efectivos que disparaban balas de goma, uno de ellos me miró y me descargó un cartucho y me entraron 13 perdigones en el cuerpo.

Me disparó a unos cuatro metros de distancia”, relató. “Me disparó a mansalva, estaba con mi cámara, en un momento de calma”, agregó. “Estamos preocupados porque vemos que muchas voces están siendo silenciadas”, advirtió Piovano.

En tanto, la reportera gráfica Paula Rivas, de la agencia estatal Télam, recibió diez disparos de balas de goma en las piernas y los glúteos. “Nunca me pasó algo así. Ni en las peores épocas del país una cobertura periodística terminó con cerca de 50 trabajadores de prensa heridos”, relató Rivas, quien hace 25 años que trabaja como fotoreportera. “Este tipo de ataques obstaculizan nuestro trabajo de testimoniar los sucesos”, alertó.

En tanto, algunos cronistas fueron agredidos por manifestantes, entre ellos el periodista Julio Bazán, quien recibió un fuerte golpe en la cabeza y al que le quemaron la cara con cenizas.

Edición Impresa
Internacional 2018-04-23

Ediciones Anteriores

Suscríbete