Internacional Putin no amenaza con represalias
Rusia: El jefe del Estado ruso anunció la convocatoria de una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU. / Agencias
La contención caracterizó las primeras reacciones rusas a la acción militar de EE UU y los aliados británicos y franceses contra instalaciones militares sirias en la noche del viernes.

Agencias
Rusia / 2018-04-14

La contención caracterizó las primeras reacciones rusas a la acción militar de EE UU y los aliados británicos y franceses contra instalaciones militares sirias en la noche del viernes.

A juzgar por las declaraciones de los representantes rusos, el realismo pragmático, basado en la situación sobre el terreno, la inexistencia de víctimas rusas y las imprevisibles consecuencias de una respuesta militar, prevalecen sobre la traducción de la retórica bélica en acciones concretas.
El sábado por la mañana, el presidente Vladímir Putin, acusó a Washington de “hacer el juego” a los terroristas y de “agravar la catástrofe humanitaria” en Siria.
En una declaración difundida por el Kremlin, Putin condenó “de la forma más seria” la “agresión” cometida por EE UU y sus aliados “contra un Estado soberano que se encuentra en la vanguardia de la lucha contra el terrorismo”.
Además, el jefe del Estado ruso anunció la convocatoria de una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU para “debatir las acciones agresivas de EE UU y sus aliados”. Putin, sin embargo, no advirtió ni anunció respuestas concretas rusas al ataque aliado.
El Ministerio de Defensa, por su parte, anunció que ninguno de los misiles aliados había caído en la zona controlada por las defensas antiaéreas rusas, responsables de las instalaciones en las bases de Tartus y Jmeinim.
Los rusos fueron advertidos previamente de las circunstancias del ataque, según confirmó el embajador norteamericano en Moscú, Jon Huntsman. Fuentes no verificadas señalan que aviadores sirios habían encontrado refugio en las bases rusas en Siria. Fuentes israelíes habían informado previamente de que los buques rusos habían abandonado temporalmente sus bases en Siria en previsión del ataque norteamericano.

Según Putin, al igual que hace un año cuando EE UU atacó la base siria de Shairat, la “excusa” para la acción norteamericana ha sido la “escenificación de un ataque a la población civil con sustancias tóxicas”, esta vez en Duma, en las afueras de Damasco.

Putin aseguró que los expertos militares rusos, que estuvieron en el lugar del incidente, “no detectaron huellas del empleo de cloro o de otra sustancia tóxica” y que “ningún habitante local confirmó el ataque químico”.
El líder ruso acusa a EE UU y sus aliados de emprender acciones militares “ignorando de forma cínica” la misión enviada a Siria por la Organización de Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) y sin esperar los resultados de la investigación que deben llevar a cabo los especialistas de esta organización.

“Con sus acciones, EE UU agrava aún más la catástrofe humanitaria en Siria, causa sufrimiento a la población civil y de hecho hacen el juego a los terroristas que desde hace siete años martirizan al pueblo sirio”.
“La actual escalada de la situación en torno a Siria ejerce una influencia destructiva en todo el sistema de relaciones internacionales”, afirma Putin.

En Siria, Moscú actúa conjuntamente con Turquía e Irán en una alianza interesada entre socios cuyos objetivos estratégicos difieren entre sí.


Edición Impresa
Internacional 2018-07-22

Ediciones Anteriores

Suscríbete