Nacional
¿Pueden las supersticiones ayudarnos a llevar una vida mejor?
México | 2019-05-17 | ACTUALIZADA
Pueden las supersticiones ayudarnos a llevar una vida mejor / Pueden las supersticiones ayudarnos a llevar una vida mejor

La superstición no es sólo un asunto de mexicanos, pero particularmente México es famoso por algunas de sus supersticiones, tales como tender la cama de la futura novia, pedir un deseo a las 11:11 o comer lentejas en año nuevo, todo ello ritos, tradiciones de nuestra cultura popular, que se llevan a cabo con buena esperanza para atraer el amor, lograr que nuestros deseos se cumplan o amanecer al día siguiente con algo más de dinero. Precisamente para comenzar el nuevo año existen numerosos rituales que siguen millones de personas. Pero… ¿acaso funcionan?

Según una investigación científica llevada a cabo por el profesor de psicología Richard Wiseman, las supersticiones en sí o creer en la suerte no son por ende catalizadores para que se materialicen nuestros buenos deseos, pero la actitud y el positivismo de las personas creyentes hacen que ellos mismos maximicen sus oportunidades de que les ocurran cosas buenas. Si nunca participamos en un concurso porque pensamos que nunca ganaremos, no daremos al éxito ninguna oportunidad, obviamente. Pero presentarse, por ejemplo, a una entrevista de trabajo, ya nos brinda al menos la posibilidad de ser contratados.

Es cierto que en México hay más creencias relacionadas con la mala suerte que con la buena, también existen remedios caseros contra diferentes dolencias (como el hilo rojo en la frente para combatir el hipo) y diferentes amuletos para lograr objetivos (el famoso San Antonio de cabeza para encontrar al amor de nuestra vida). En cuanto a los animales, también juegan un papel importante en la cultura de la superstición y la suerte mexicanas: ¡excrementos de gallina en la cabeza para no quedarse calvo! (entre otras cosas).

¿Estamos locos los mexicanos por poner nuestra fe en remedios tan curiosos y alejados de la ciencia más empírica? Tal vez no mucho más que en el resto del mundo. Amuletos y talismanes los hay en cada rincón del planeta, desde la India hasta Polonia, pasando por la Antigua Grecia. Y son precisamente los animales y los diferentes símbolos los que hacen que el mundo entero se decida a hacer o dejar de hacer algo pensando en sus consecuencias. Así que, efectivamente, el hecho de mostrar prudencia en base a una superstición o tener la suficiente valentía para llevar a cabo una acción pensando que algún elemento mágico puede ayudar, tal vez no sea tan descabellado, si se usa como una ayuda psicológica a algo que, de alguna u otra manera, no entraña un riesgo exagerado y tiene oportunidades de convertirse en un cambio a mejor.

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018