Vida y Sociedad Coatzacoalcos conectado por varios puentes
Coatzacoalcos, Ver.: Gran alivio al tráfico vehicular que circule de paso frente a nuestra ciudad implica la opción de hacerse a través del bello puente “Antonio Dovalí Jaime”, más siendo de unidad pesada. / Agencia
Taller de Crónica Narrativa de la Sociedad Historio gráfica de Coatzacoalcos

Rafael Alcántara-Conde
Coatzacoalcos, Ver. / 2017-12-02

Después de darse la intersección en el punto conocido como “Y” de la agencia automotriz Ford, donde luce la torre del reloj y propiamente ya al salir de la ciudad, a la distancia del kilómetro 5 adonde en los años sesenta fue reasentada la estación del ferrocarril del Sureste; para librar del movimiento constante de trenes al tráfico carretero rumbo a Minatitlán, así como de viceversa, en dicho sitio se levantó el “puente joroba” fabricado de mampostería.

Aunque antes para dicho trayecto fue necesario resolver, en los años cincuenta, el cruce por esa parte del río Calzadas, cual principal acceso, que se hizo al principio valiéndose de una lenta panga jalada con cables, donde se transbordaban los carruajes de entonces y pasajeros; hasta cuando fue posible armar un puente de concreto, habilitándose el paso simultáneo en ambos sentidos de vehículos particulares, servicio de carga y los del transporte colectivo.

No podría pasarse por alto un desfogue al tránsito motorizado, que representa el majestuoso puente de tirantes “Ing. Antonio Dovalí Jaime” construido por la federación en 1987, con cuatro carriles en una longitud de 1200 m, al contribuir como gemelo del tendido primero sobre el cauce más caudaloso de la comarca, a descongestionar la afluencia de las grandes unidades pesadas, sobre todo aquellos automotores que son de doble rodada y remolque.

La particularidad de citarlo es que su extremo oriental descansa en el borde derecho del río, próximo al sitio donde durante la época prehispánica se asentaba el prístino Coatzacoalco y a cuyo costado del ‘poblezuelo’ después fuese creada la villa de Espíritu Santo en 1522; un referente histórico de que nuestra cabecera municipal lleve ese nombre pluralizado, al haber sido autorizado como puerto de altura al comienzo ya de la vida independiente del país.

Durante la década de los años noventa se emprendió la construcción del Distribuidor Vial que facilitaría el desplazamiento carretero, de manera sincrónica, tanto a la vecina ciudad petrolera como para dirigirse hacia Villahermosa, atravesando el primer puente sobre el río, y los demás lugares aledaños ubicados en tal recorrido, sin mayor dilación y de una forma segura al darse el cruce vehicular constante en la bifurcación con dichas vías de circulación.

Y en ese tramo sobre el camino costero del Golfo, hasta la salida a la ex caseta para pago de peaje federal rumbo al sureste, entre los asentamientos periféricos Las Américas y Adolfo López Mateos, se hizo además un desnivel llamado “Caracol” que queda situado frente a la colonia Coatzacoalcos y el Astillero de Marina, por donde el desplazamiento enlaza con el nivel del acceso al puente levadizo que luego atraviesa a nuestro emblemático río.

A espaldas de la cúspide del inicio de la avenida uno, durante el ejercicio 2001-2004 con la comuna del Lic. Marcelo Montiel Montiel se efectuó la creación de un moderno descenso curvado que conecta hacia los sitios bajos ubicados al sur; cuyo audaz basamento con recias pilastras lo ha hecho llamársele popularmente como ‘puente elevado’, aun cuando de modo oficial se le designó con el nombre “Ramón Figuerola Ruíz” al ser estrenado formalmente.

Aunque a la fecha indefinido, habría asimismo que citar el oneroso e inconcluso proyecto del libramiento vial de nuevo acceso al Recinto Portuario, cuyos trabajos se iniciaran en el año 2005 por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del sexenio foxista, sin tener liberado su derecho de vía y ocasionándose el atraso de las labores; a pesar de que el costo inicial del presupuesto se haya triplicado, ni existiendo certeza para cuando concluyan.

Todas estas obras erigidas a lo largo de décadas, algunas modestas y otras de relevancia, han sido un medio de inter comunicación urbana hacia la periferia para procurar –al igual que en los lugares fronterizos- la interacción humana, el comercio, la interculturalidad, y en sí mayor convivencia social entre sectores poblacionales para una mejor realización de sus actividades cotidianas con búsqueda de manifestaciones solidarias y acercamiento fraterno.

Comentarios: asohistori@yahoo.com.mx a cargo R. Alcántara C.

Edición Impresa
Vida y Sociedad 2017-12-10

Ediciones Anteriores

Suscríbete