Vida y Sociedad ¡Feliz Navidad...!
Coatzacoalcos, Ver.: ¡Feliz Navidad...! / Agencia
Mejor que todos los regalos debajo del árbol de Navidad, es la presencia de una familia feliz

Redacción
Coatzacoalcos, Ver. / 2017-12-23

Mejor que todos los regalos debajo del árbol de Navidad, es la presencia de una familia feliz, y es que no hay ninguna época del año que pueda sacar nuestros mejores sentimientos como lo hace la Navidad, por eso déjate contagiar del espíritu navideño y celebra estas fechas de paz y amor al lado de los tuyos.

Que en ésta fiesta en la que celebramos el nacimiento de nuestro señor Jesús, la estrella de Belén ilumine sus caminos y con fe logren que todos sus anhelos y deseos se cumplan. Que el próximo año les depare mucha felicidad, paz, salud, unión y prosperidad a ustedes, nuestros queridos lectores, y a los integrantes de sus amadas familias.

Son los mejores deseos de parte de quienes integramos el equipo de Vida y Sociedad de este prestigiado diario.

Gloria, Susana, Brenda, Erika, Bruno, Sergio, Azalia, Cristal, Araceli y Juan José



Familia, lugar de perdón

No hay familia perfecta. No tenemos padres perfectos, no somos perfectos, no nos casamos con una persona perfecta ni tenemos hijos perfectos. Tenemos quejas de los demás. Decepcionamos unos a otros. Por eso, no hay matrimonio sano ni familia sana sin el ejercicio del perdón. El perdón es vital para nuestra salud emocional y la supervivencia espiritual. Sin perdón la familia se convierte en una arena de conflictos y un reducto de penas.

Sin perdón la familia se enferma. El perdón es la asepsia del alma, la limpieza de la mente y la alforria del corazón. Quien no perdona no tiene paz en el alma ni comunión con Dios. La pena es un veneno que intoxica y mata. Guardar el dolor en el corazón es un gesto autodestructivo. Es autofagia. El que no perdona se enferma física, emocional y espiritualmente.
Y por eso la familia necesita ser lugar de vida y no de muerte; el territorio de cura y no de enfermedad; el escenario de perdón y no la culpa. El perdón trae alegría donde la pena produjo tristeza; en la que el dolor causó la enfermedad.

Papa Francisco/Invierno 2017

Edición Impresa
Vida y Sociedad 2018-04-25

Ediciones Anteriores

Suscríbete