Vida y Sociedad Un Ecomuseo para Piedra Labrada
Coatzacoalcos, Ver.: A cinco décadas de haber sido trasladada la estela original a la capital del estado, el Museo de Antropología en Xalapa hizo entrega de una réplica a la comunidad de Piedra Labrada. Foto: costaveracruz.files.wordpress.com / Agencia
Taller de Crónica Narrativa de la Sociedad Historiográfica de Coatzacoalcos

Demián Ortíz Maciel
Coatzacoalcos, Ver. / 2018-05-05

Pero fue en especial un campo teórico-práctico que marcó de manera importante nuestro trabajo: la noción de ecomuseo, corriente museológica surgida en Europa (de manera señalada en Francia) a partir de 1960. Los estudiantes presentamos y explicamos a la comunidad esta noción de ecomuseo como una contrapropuesta más amplia y mayor alcance que la idea inicial de un museo etnológico y arqueológico, y esta fue aceptada.

Ya orientados por esta visión, durante 2003 y 2004 realizamos actividades en las que aportamos nuestro incipiente manejo de métodos etnográficos y visuales; personas de la comunidad nos platicaron, mostraron, acompañaron y apoyaron para ir ubicando y reflexionando aquello que podía formar parte de la labor y contenidos del ecomuseo: piezas arqueológicas, diversos aspectos sobre las actividades productivas y la vida cotidiana, la medicina tradicional, los mitos y los cuentos, las historias de vida, la música, la gastronomía, las concepciones de la vida, la muerte y lo sobrenatural.

La situación general que percibíamos era la de una comunidad en heterogénea transición de las tradiciones ancestrales a la modernidad y posmodernidad, y que por lo mismo se sentía ávida de observarse en su pasado y presente.

Por ello se organizaron talleres con ejes temáticos como el de “memoria colectiva”, en que las personas recordaron y reflexionaron sobre el pasado, el presente y las transformaciones. En este taller se decidió el nombre en nuntaj+yi del museo:Tsa’atsech+ Ity+k, que significa “la casa de la Piedra Labrada”. Otro giró en torno a la noción de patrimonio cultural y natural, tanto la forma en que era percibida localmente, como las leyes que lo rigen.

Uno más facilitó que las personas expresaran lo que ubicaban como su patrimonio a través de la fotografía. Otro se organizó para responder a una necesidad urgente: estábamos impulsando un museo, y la mayor parte de los integrantes del comité no conocía su aspecto o funcionamiento, o siquiera visitado uno; por lo que revisamos estos temas, y realizamos una visita al museo más cercano (San Lorenzo Tenochtitlan, a 4 horas de camino).

A finales de 2004 teníamos una gran cantidad de registros, experiencias e ideas, pero la construcción del museo estaba detenida por falta de fondos. Hicimos el intento de conseguir recursos para al menos avanzar en la museografía, y para ello tuvimos que presentar una propuesta centrada en la difusión del material (fotografías, videos, entrevistas), a la que llamamos “De Piedra Labrada para la Sierra” pues su intención era regresar todos esos registros a la región entera y también a otros contextos.

El proyecto resultó beneficiado con el apoyo solicitado, lo que sería un arma de dos filos, pues nos brindó los recursos financieros para estas actividades de difusión, pero no imaginábamos que exigiría una cantidad muy importante de energía y tiempo, que redujo considerablemente la frecuencia de nuestras visitas a la comunidad.

Todo esto fue realizado a la par que continuábamos o concluíamos nuestros estudios. Fue un proceso muy intenso, que además nos permitió conocer muchas otras comunidades y zonas de la Sierra; y que favoreció que el grupo de estudiantes nos consolidáramos como un equipo de investigación, difusión y gestión cultural al que llamamos Chiku Tun “camino del tejón”, el nombre de la Vía Láctea en lengua nuntaj+yi.

Pese a todo, la construcción del museo no avanzaba, y además tanto nuestro colectivo como el comité del museo ya evidenciaban señales de desgaste, y en ambos casos algunas personas decidieron dejar el proyecto. Por ello apoyamos la iniciativa de solicitar los fondos para la construcción del museo a la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR). Con ello se consiguió un importante monto que prometía ser suficiente para concluir.

Por nuestro lado, la mayor parte ya habíamos pasado la etapa de estudiantes y compromisos laborales limitaban nuestra posibilidad de viajar a la Sierra. Tan sólo dábamos continuidad a algunos aspectos puntuales en Xalapa, entre ellos intentar establecer un vínculo con autoridades o investigadores del ámbito arqueológico, pues otra necesidad detectada era la de realizar una investigación que permitiera indagar con mayor precisión el pasado prehispánico de la región, hasta entonces casi desconocido.

Durante 2007 los fondos de CONAFOR permitieron que se avanzara en la construcción del edificio del museo, pero a la postre no fueron suficientes y la obra permanecería inconclusa hasta el presente, lo cual genera cada vez más desánimo y escepticismo en la localidad. Por otra parte, los de Chiku Tun habíamos venido detectando una serie de situaciones y factores que también han constituido obstáculos o limitantes para el desarrollo del proyecto.

Es claro que todos los que hemos participado en este proyecto dentro y fuera de la comunidad lo hemos hecho con las mejores intenciones. También lo es que partimos de la inexperiencia, y por ello se han cometido errores u omisiones. Pero al reconocer y ubicar ciertas situaciones y decisiones problemáticas será más factible encontrar soluciones para el caso de Piedra Labrada, y en general compartir estos aprendizajes puede constituir una aportación para proyectos de corte similar.

La sistematización y reflexión de este tipo de proyectos es muy necesaria, es un trabajo colectivo que puede evitar la dilapidación de recursos humanos y materiales señalando algunas medidas para corregir estas situaciones. La moneda en este caso todavía se encuentra en el aire.

(*) condensado del informe incluido en “Arqueología, paisaje y cosmovisión en los Tuxtlas”, U. V. MAX 2008.
Comentarios: asohistori@yahoo.com.mx a cargo de R. Alcántarea C.


Edición Impresa
Vida y Sociedad 2018-08-19

Ediciones Anteriores

Suscríbete