Vida y Sociedad Las canicas y el tirador obras de arte
Ciudad de México: LAS CANICAS, juego de pericia y creatividad que los los niños y jovencitos de antaño practicaban frecuentemente. / Agencias
“Había muchas canicas, recuerdo las había de piedra chicas y grandes, también habían de vidrio ¡eran unos cristales!

David Caba Vinagre
Coatzacoalcos, Ver. / 2017-08-05

Sexta parte

Sigue la entrevista a don José Lemarroy Carrión (90 años), médico cardiólogo de profesión, actualmente retirado. Desde hace 23 años es el Cronista de la Ciudad y puerto de Coatzacoalcos. Observemos más vivencias relacionadas con su Infancia.

¿Qué celebraciones escolares se tenían en ese tiempo?
“Eran muy parecidas a las de ahora: el día de las madres; los desfiles patrios; el día del niño todavía no se había inventado, así como el día del maestro tampoco se celebraba grandemente sólo no había clases y; las exposiciones de fin de cursos con los trabajos manuales, éstas eran de gran trascendencia”.

¿Cómo les trataban los maestros? Pregunto porque a mí me tocó que cuando no tomábamos atención a la clase el Prof. Calderón Becerra, de la Primaria Javier Mina nos pegaba con una ‘reglita gruesa’ en la mano y; antes de entrar a la primaria doña Ernestina Cortez nos ponía ‘orejas de burro’ cuando no nos aprendíamos alguna parte de la cartilla (cuadernillo, que se utilizaba antaño y contenía todo lo necesario para aprender a leer, escribir y hacer cuentas básicas).

“No recuerdo hubieran orejas de burro o castigos corporales, pero si había una gran disciplina no sé cómo la mantenían pero de que había disciplina la había, los maestros tenían sus reglas pero solo las usaban para señalar. Con mis hijos si había algo de eso porque me contaban que cuando cometían alguna falta los ponían con las manos levantadas mirando a la pared durante toda la mañana, pero en la Primaria Vicente Guerrero no recuerdo haber visto nada de eso”.

LAS CANICAS Y EL TIRADOR
¿Qué juegos recuerda de niño y jovencito aquí? “En ese tiempo como madamas estaban pavimentadas la primera y segunda de Hidalgo, primera y segunda de Juárez que me tocó ver su pavimentación, y creo eran todas, la Zaragoza no estaba pavimentada, ahí jugábamos trompo y las canicas; para el béisbol nos íbamos al campo de la aviación, lugar conocido como el kilómetro dos, era por donde empieza la calle Bravo, por ahí terminaba la ciudad y pues lo que más jugaba en las calles de arena era a la rayuela, al trompo y a las canicas”.

“Había muchas canicas, recuerdo las había de piedra chicas y grandes, también habían de vidrio ¡eran unos cristales! unas ¡ágatas preciosas! no sé cómo no se rompían cuando las jugábamos fuerte, y es que la mayoría eran unas ‘obras de arte’ porque tenían colores y rayas hermosas”.

“Hemos descuidado ese y otros juegos infantiles, porque actualmente serian unas preciosidades, ya se perdieron; así como los tiradores hechos con las horquetas de las ramas, las ligas de hule y la badana que les ponía uno mismo, nunca llegué a matar un pájaro pero los usaba”.

LOS INOLVIDABLES COQUITOS Y LAGUNA DE GRACIA
¿Comía ‘coquitos’ (garrapatas)? “¡Haaa! en la ‘laguna de Gracia’ los comí. Ésta laguna quedaba por la bajada de la Colonia Petrolera y desembocaba por donde estaba la bodega de Lanzagorta, hacia la playa; en toda esa parte habían muchas garrapatas (coquitos) ¡ya no hay! desaparecieron”.
¿Hacia dónde descargaba la laguna? “Pues hasta la fecha hay un arroyito que cuando llueve mucho da problemas al descargar en el malecón, uno podría seguir su cauce, recuerdo que luego por esos lugares tenía un paciente el Prof. Pérez papá de un diputado de Nanchital que fue mi compañero en la Vicente Guerrero, vivía por el desagüe de la laguna. En la parte por donde está el sanatorio del Dr. Sánchez Navarro, por donde está el semáforo, quizá esa sea la parte más baja donde estuvo una porción de la laguna; por eso es que toda esa fracción cuando llueve mucho se inunda, debido a que la hidrografía natural no se borra fácilmente”.
Continuará…

Entrevistas con: Ing. David Caba Vinagre, Tel. (01-921) 21-2-17-60, Cel. 921-26-84-397, davidcaba@live.com.mx

Edición Impresa
Vida y Sociedad 2018-07-22

Ediciones Anteriores

Suscríbete