Coatzacoalcos Clorados III, un trágico recuerdo
Coatzacoalcos, Ver.: Nadie daba crédito a lo sucedido la tarde del 20 de abril del 2016. / Luz Magnolia Rodríguez

Luz Magnolia Rodríguez
Coatzacoalcos, Ver. / 2017-04-20

Este jueves, hace 365 días y casi 8 mil 760 horas que se cumplieron alrededor de las 15:30 horas, mientras algunas familias comían en sus hogares, en la zona de los complejos hombres trabajaban para llevar el sustento a sus hogares se escuchó un fuerte estallido que cimbró a toda la región.

Era en la planta Clorados III de la empresa Petroquímica Mexicana de Vinilo, en sociedad con Pemex, donde se repitió la tragedia, una explosión 25 años después.

Y es que Clorados III ya había explotado el 11 de marzo de 1991, dejando entonces, según datos oficiales, sólo tres muertos, aunque muchas dudas a la población.

Curiosos salieron a las calles y lo primero que observaron en el cielo fue una enorme columna de humo negro; mientras las alarmas sonaban, trabajadores temerosos y aturdidos comenzaron a desalojar la zona de los complejos.

A pesar de la emergencia, durante los primeros minutos de la explosión, la caseta del puente Coatzacoalcos I continuaba cobrando el peaje, lo que provocó enormes filas de vehículos, en algunos de los cuales, particulares ya trasladaban a heridos.

Transitar hacia los complejos se volvió desesperante, pues mientras unidades intentaban salir, otras como ambulancias querían llegar para brindar auxilio.

Así, hombres y mujeres de Mundo Nuevo, Villa Allende, Nuevo Teapa, Nanchital y Coatzacoalcos, se apresuraron a las cercanías de Clorados III, en espera de saber dónde estaban sus hijos, esposos y hermanos, que trabajaban ahí.

En medio del caos y la confusión, el Ejército y la Marina acordonaron la zona, mientras los heridos la mayoría por quemaduras, seguían siendo trasladados en ambulancias y vehículos particulares a hospitales de Nanchital, Coatzacoalcos y Minatitlán.

La densa nube negra se tornó amarilla y los cuerpos de auxilio y autoridades que ya habían tomado el control del lugar, desalojaron a reporteros y familiares, pues se esperaba otra explosión de mayor intensidad.

Hace un año, gracias a las redes sociales se pudo saber más pronto de la noticia y la gravedad de ésta.

Minutos más tarde, la carretera Costera del Golfo a la altura de los complejos fue cerrada en su totalidad y el entonces gobernador, hoy detenido, Javier Duarte, decretaba la suspensión de clases al día siguiente en los municipios de Coatzacoalcos, Minatitlán, Nanchital, Agua Dulce, Moloacán e Ixhuatlán del Sureste.

Personas irresponsables usaron las redes para alentar un desalojo masivo de Coatzacoalcos, por lo que el pánico y temor se apoderaron de muchos habitantes.

Mientras que afuera de hospitales como el 36 de zona del Seguro Social, eran recibidos decenas de heridos y familiares de trabajadores se amontonaban en espera de noticias.

La solidaridad del pueblo de Coatzacoalcos y la región no se hizo esperar, comenzaron a llegar alimentos y bebidas para quienes pernoctaban en espera de saber sobre sus heridos.

Al día siguiente, esposas, madres, hijos que no encontraban a sus parientes en los hospitales, se amontonaron en las afueras del complejo, exigían les dejaran entrar para encontrar entre los fierros retorcidos, cuyas imágenes ya circulaban en la redes sociales, restos humanos.

El presidente Enrique Peña Nieto y parte de su gabinete llegaron al sitio de la tragedia, donde días después, con la ayuda de drones y binomios caninos que recorrieron las ruinas de la planta, se conoció el resultado final: 32 muertos y 130 heridos.

De acuerdo a la revista Forbes la explosión de Clorados III costó a la empresa Mexichem alrededor de 244 millones de dólares.

A un año de la tragedia, la Procuraduría General de la República aún no ha dado a conocer los resultados de la investigación ya que esta sigue abierta. Se desconoce qué la originó y cuál fue su impacto ambiental.

Clorados III sigue cerrada, los cientos de obreros que todos los días esperaban ser contratados ya no están, se quedaron sin una fuente de empleo.

Uno de los trabajadores que sobrevivió a la explosión con quemaduras en el 65% de su cuerpo, demandó en una corte de Texas, una indemnización de 1 millón de dólares a la empresa Fluor Corporation, quien junto con ICA realizaban trabajos en Clorados III.

Ayer en diferentes panteones de la región, los deudos de quienes murieron acudirán a ofrecer flores, mientras la sociedad sigue preguntando qué fue lo que causó la tragedia hace un año.

Edición Impresa
Coatzacoalcos 2017-11-19

Ediciones Anteriores

Suscríbete