Coatzacoalcos Hacer reír a los enfermos los hace sentirse bien
Coatzacoalcos, Ver.: Además de niños, los “médicos de la risa”, también hacen reír a las enfermeras. / Luz Magnolia Rodríguez
Acuden a hospitales y casas hogar, para aliviar un poco el dolor a través de la risa

Luz Magnolia Rodríguez
Coatzacoalcos, Ver. / 2017-07-16

Vestidos de blanco, en silencio mientras dirigen sus miradas y su enorme nariz roja a todos lados, caminan por los pasillos del hospital, de pronto irrumpen de manera graciosa en una habitación y hacen reír hasta a los más enfermos.
Son los “Médicos de la Risa”, de la asociación civil “Risoterapia Coatzacoalcos”, quienes a través de cuatro generaciones durante siete años, han combatido el dolor de quienes están hospitalizados y de sus familiares.
Por los pasillos del hospital 36 de zona del Seguro Social, encontramos a los doctores: “Lunita”, “Violeta”, “Matrónic”, “Gabicha”, “Poli”, “Soldado”, entre otros, haciendo reír a los enfermos.
Senyaze García, quien interpreta a la “Doctora Matrónic” y es quien lidera el grupo, explicó que Risoterapia es una asociación civil a nivel nacional y que hace siete años los primeros “médicos de la risa” de Coatzacoalcos tomaron el taller en la ciudad de Xalapa y que fueron ellos quienes fundaron el grupo en esta ciudad.

CONSTELACIÓN
Cada estado o cada ciudad tiene un grupo que se llama “Constelación” y es el que se junta para hacer reír en los hospitales o casas hogar a donde asisten sin cobrar un solo peso.
La “constelación” de Coatzacoalcos, está integrada por médicos de profesión, estudiantes de medicina, mercadólogos, ingenieros civiles; entre otros.

La misma doctora Matronic, dice que para integrarse al grupo solo se necesita que la personas sea mayor de edad.
“No nos pagan, nosotros pagamos para recibir un taller, viene un especialista que nos lo da e invertimos tiempo, a lo mejor la ropa, lo que sea lo hacemos de manera voluntaria”.
“Tampoco animamos fiestas, la labor es venir hacer pasar un rato bonito para compartir con los niños y otros enfermos”, dijo.

EL TALLER
“Los chistes los vamos contando sobre la marcha, tenemos un taller inicial que se llama “ Estrella Blanca” que en julio estamos por abrir y es el que nos da las bases para poder hacer el voluntariado”.
“En ese taller aprendemos a manejar más que la parte chistosa, porque no todos los somos, el manejo de las emociones, no es fácil entrar a un hospital, ver a un paciente enfermo, a un niño enfermo , tratar a la mamá”, dijo “Matronic”.
También el taller enseña a los voluntarios técnicas de improvisación, trabajo en equipo y juegos.
La misma entrevistada indicó que está científicamente comprobado que reír o estar alegre, nos activa ciertas hormonas como la serotonina que hacen sentir bien a las personas y eso hace que el proceso físico mejore.
Al preguntarle que sienten al ver a un niño con enfermedades fuertes como cáncer, dijo que en el taller les enseñan esa parte que va dentro del manejo de las emociones.

SACAR LO MEJOR
Explicó que los integrantes de la “constelación”, antes de entrar al hospital realizan una preparación.
“Nos ejercitamos, tratamos de dejar nuestra persona diaria allá fuera y buscamos sacar la mejor versión de nosotros para venir a compartir con el paciente”.

“También somos seres humanos y también tenemos emociones, si nos ha tocado que a veces no venimos tan metidos en el rollo y pues sobre todo con los bebes que es la parte más difícil”.

Relató que en ocasiones acuden a puntos donde los bebes están luchando por salir de su enfermedad, aunque lo más fuerte es un deceso.
“A veces nos cruzamos en el pasillo con familiares que acaban de tener un fallecimiento y que están muy mal emocionalmente y nos dan oportunidad de interactuar con ellos”.

“No llegamos a reírnos y a hacerlos reír, llegamos a darles consuelo, ha escucharlos, no nada más es de reírnos y a jugar; también a veces el paciente solo necesita que lo escuches”.
Dice que lo que ellos llegan a dar a cada hospital es lo que se llevan, porque hacer sentir bien a una persona les devuelve como diez veces más el sentido.

“Como personas eso nos hace crecer con nuestras familias, lo vemos el día a día, llega el momento con la práctica y con la constancia, que a veces estamos allá afuera con la familia y no traemos nariz y queremos hacer reír a alguien”.
“Es algo que vamos haciendo constantemente, porque no solo beneficia a nosotros, a nuestro hijos, a nuestras parejas a nuestros padres y va formando personas más humanas”, abundó.

LOS NOMBRES
Zenyase García o la “Doctora Matronic”, dijo que los nombres de cada personaje de la “Constelación” van saliendo del apodo de toda la vida, del personaje que van creando o de una experiencia pasada.
Agregó que en Risoterapia Coatzacoalcos visitan la clínica 36 del IMSS y buscan abrir otro grupo para acudir a más hospitales.
En abril de este año llegaron a Coatzacoalcos 120 “médicos de la risa” de otros estados y pudieron visitar el mismo día todos los hospitales de la ciudad y dos casas hogar.


Edición Impresa
Coatzacoalcos 2017-11-19

Ediciones Anteriores

Suscríbete