Esencias Hurga en la vida de último descendiente de Moctezuma
Madrid, España: Soler descartó que su libro vaya a generar polémica o disgusto sobre el modo cómo trata a personajes como Moctezuma, o a su hija, el destino de un tesoro que se cree sí se trajo a España y otros elementos de la historia. / Stock
El escritor mexicano está en la capital española donde se presenta su nueva novela “Ese príncipe que fui”, la cual, explicó, explora la impostura de la sociedad ante el poder, en este caso reflejada en un descendiente español del emperador azteca Moctezum

Carlos Meza
Madrid, España / 2015-01-19

El libro, editado por Alfaguara, narra por una parte los misterios en torno a la princesa Xipaguazin, hija de Moctezuma, que viajó con un gran séquito a España para vivir como esposa de Juan de Grau, barón de Toloríu, en esa aldea del pirineo catalán al noreste de España.
En una mezcla de realidad y ficción, Soler reconstruye la historia del último descendiente de esa unión, Guillermo Grau Rifé (en la novela llamado Federico de Grau-Moctezuma), que en el siglo pasado explotó su linaje para vender títulos y condecoraciones hasta que desapareció buscado por la policía.
Según el originario de La Portuguesa, Veracruz, para su novela parte de dos hechos contundentes, que son la salida de México de la princesa Xipaguazin, ya sea por ser entregada por Moctezuma o por secuestro, y todos los misterios que rodean esa historia.
El segundo hecho que le llamó para escribir esta novela fue la irrupción en Barcelona del heredero que aún en los años 70 intentó sacar provecho económico a costa de personas que le creían sobre la validez de la Orden Soberana e Imperial de la Corona de México que creó.
“Siempre busco historias que tienen partes incompletas porque me interesa ese margen para crear ficción, y aquí partía de esos hechos. En el caso de la princesa, es una mujer que no existe en la historia de México porque salió del país”, aseveró.
Indicó que se trata de un personaje, que como se ve en su novela, “no aprendió a hablar otra lengua, al ser princesa no sintió esa necesidad, y por tanto no hablaba español, pero hablaba náhuatl con los suyos y es fascinante la historia de que esa lengua se hablaba en el pirineo catalán en el siglo XVI”.
“Ella llegó a Toloríu en condiciones adversas, le debió parecer todo extraño, la aldea era violenta al estar acostumbrada al palacio de su padre, lleno de colores, pájaros, con mejor clima, mucho oro, arquitectura diferente y en cambio este era un pueblo triste”, abundó.
“Todo conspiraba para que la princesa enmudeciera. Sobrevivía y tenía una misión dinástica de tener hijo con el barón, y también para él tener hijo que es nieto de emperador y ascender así en la nobleza”, recalcó.
Soler subrayó que otro elemento de la historia es la búsqueda del llamado “tesoro de Moctezuma” en Toloríu, donde hasta la fecha muchos exploradores revisan el terreno alrededor de donde vivió Xipaguazin y donde se cree que lo habría enterrado.
“Hay evidencias de que la princesa llevó un tesoro, por piezas de oro prehispánicas que se han encontrado, monedas raras y otros objetos, y por ejemplo actualmente hay grupos de alemanes que lo siguen buscando”, precisó.
La otra parte de su libro, dijo, la completa el descendiente, al que llamó Federico de Grau-Moctezuma, y que sitúa en el pueblo de Motzorongo, Veracruz, lugar al que huyó al ser buscado por la justicia española por varios delitos de estafa.
“El tipo (el verdadero Guillermo Grau Rifé) desapareció y yo le inventé el destino consecuente: un heredero de Moctezuma donde podía ejercer es en México, y le busqué un pueblo de la ruta por donde salió la princesa de México hacia España, pues ambos pasaron por Motzorongo”, agregó.
“Lo que hace el tipo es aprovecharse de la impostura natural que hay en la nobleza y la aristocracia y mucha gente se lo creía y le compraba títulos, y él suma su impostura al hacer mercadeo con la imagen azteca”, expresó.
Recordó que está documentado que Grau fijó precios a los títulos que concedía, condecoraciones o artículos que entregaba en nombre de su propio linaje, y lo que hace es tratar de hacerse rico con eso.
“A él le sirvió de mucho presentarse como descendiente de Moctezuma; claro que sirve, porque vivimos en un mundo lleno de impostura de esta naturaleza, ser hijo de alguien o inventar que eres alguien”, manifestó.
“En el fondo, la novela es una exploración sobre los resortes que mueven estos fenómenos. ¿Cómo es posible que un hombre que se dice heredero de un imperio se hace rico, y los demás lo permitimos?”, reflexionó.
“El personaje pasa del éxito absoluto en la sociedad barcelonesa a la ruina total y ya nadie le habla, ¿por qué nos comportamos así?. Esta novela explora en esa zona oscura de la sociedad: las relaciones con el poder, cómo el poder se refleja en una persona, cómo atrae a los demás”, enfatizó.
“Tras todo ello desapareció y ya no se supo de él. Él formaba parte de muchas organizaciones secretas, quizá alguna lo rescató, o anda por ahí. Yo en mi libro digo que está en Motzorongo, Veracruz”, relató.

Edición Impresa
Esencias 2017-01-29

Ediciones Anteriores

Suscríbete