Espacio Alternativo Las Raíces del Amor Constelaciones familiares
Coatzacoalcos, Ver.: Las Raíces del Amor Constelaciones familiares / Agencia
Todos pertenecemos a un Sistema familiar al que estamos unidos energeticamente, incluso con los miembros que no están fisicamente presentes.

Laura Robles Barajas
Coatzacoalcos, Ver. / 2015-03-21

Como todo Sistema está regido por leyes invisibles. La alteración inconsciente de estas leyes hace que nos identifiquemos con nuestros antepasados, tomando responsabilidades que no son nuestras y que nos generan desgracia, sufrimiento, enfermedad, fracaso, accidentes...
Las Constelaciones Familiares van mas allá de la Terapia convencional. Es un método eficaz y rapido para solucionar todo tipo de conflictos, conectandonos a su vez con el alma y sus movimientos, que nos permite ver donde quedó interrumpido el amor, iniciando asi un proceso de profunda sanación.
Se dice que es la forma más rápida y profunda de sanar a través de un encuentro biográfico con el orden del amor. Las Constelaciones Familiares ofrecen la oportunidad de liberarse de las obligaciones inconscientes que se van transmitiendo de generación en generación, iniciando así un proceso de profunda sanación.
Esta terapia fue creada por el teólogo y filósofo alemán Bert Hellinger, su metodología le valió el reconocimiento como uno de los terapeutas claves del mundo sicoterapéutico actual.
Bert Hellinguer nació en 1925, vivió 14 años como misionero en Sudáfrica trabajando con la comunidad Zulú, llegando a conocer su sistema familiar profundamente. En Europa se entrenó en terapia Gestalt, como psicoanalista en Viena y con Artur Janov en la terapia primal. Posteriormente se dedicó a la terapia familiar sistemática, desarrollando su propio método de las constelaciones. Milton Ericsson tuvo gran influencia en su trabajo y finalmente incluyó la Programación Neurolingüística en su enfoque.
Hellinger dice que existe una transmisión transgeneracional de los problemas familiares que crea una cadena de destinos trágicos. Los asuntos no resueltos de nuestros ancestros, las injusticias cometidas dentro del sistema familiar, así como fuera pueden afectar la vida de las familias quizá con enfermedades inexplicables, depresiones, suicidios o relaciones conflictivas. No obstante, el mismo amor que enfermó es el que tiene la sabiduría de la solución cuando se vuelve consciente, lo cual emerge durante la configuración de la constelación familiar.
Además de la información genética que heredamos de nuestros padres. Traemos un cúmulo de información y energías vibrantes ancestrales, que impactan continuamente nuestra vida cotidiana, de acuerdo con Hellinger.
Muchos patrones mentales, emocionales y conductuales que nos afectan, simplemente no nos pertenecen y podemos cambiar el guión de nuestra vida presente y futura, dándonos cuenta, liberándonos y tomando caminos de crecimiento y de amores sanos que enriquezcan nuestra visión y autoestima.
En este trabajo terapéutico, los problemas cotidianos no tienen importancia. Muchos comportamientos actuales de una persona no son explicables desde su situación actual, sino que se remontan a distintos sucesos en su familia de origen, es decir a vivencias de sus padres o antepasados más lejanos. Hellinger ha descubierto en muchos años de trabajo terapéutico, las leyes según las cuales se desarrollan identificaciones e implicaciones trágicas entre los miembros de una familia, leyes que define como Ordenes del Amor.
Un amor interrumpido o un movimiento frustrado hacia uno de los padres puede desequilibrar a todo un sistema familiar; también cuando hubo un miembro de la familia que murió tempranamente, o cuando alguien fue excluido de la familia o se le negó la pertenencia a la misma. Frecuentemente las consecuencias de estos sucesos aparecen en generaciones posteriores causando trastornos e incluso enfermedades en una persona.
Las constelaciones familiares revelan los enredos familiares inconscientes a los que una persona que consulta se halla sujeta. Esto permite restableciendo los Ordenes del Amor encontrar caminos para liberarse de los enredos y configurar una imagen de solución, que libera fuerzas curativas que raras veces se experimentan en psicoterapia con semejante intensidad.
Este trabajo terapéutico no requiere la presencia de toda la familia. Se trata de una terapia individual que se realiza en un grupo de pacientes y terapeutas interesados. Una persona que quiera configurar una constelación en relación a una cuestión determinada, primeramente refiere su intención.
Existen impulsos inexplicables o inexpresados que denotan depresiones, melancolías o nostalgias profundas, duelos inconclusos, separaciones dolorosas del alma, infelicidad, inadaptación, inseguridad en las relaciones de pareja, miedo a tomar determinadas decisiones, proyectos inconclusos, deseos de evadirse o abandonar personas, patrones negativos que no podemos romper, rigidez excesiva, temores, resentimientos, tendencia a las adicciones, enfermedades crónicas, que no pertenecen a nuestra propia vida y, sin embargo, las vivimos como propias, Hellinger dice que podemos encontrar su origen en las constelaciones familiares.

Comentarios: ezamora@diariodelistmo.com

Edición Impresa
Espacio Alternativo 2017-05-13

Ediciones Anteriores

Suscríbete