Espacio Alternativo La meditaci贸n es libertad
Coatzacoalcos, Ver.: Meditaci贸n / Agencia
La meditaci贸n implica dejar de lado el deseo, abandonar los pensamientos, deshacerse de la mente.

Laura Robles Barajas
Coatzacoalcos, Ver. / 2015-03-22

PARTE III
Si la vida fluye hermosa, natural mente, si no hay maestros negativos para la vida, si no hay ni pol铆ticos ni sacerdotes que te distraigan, entonces, cerca de los cuarenta y dos a帽os, exactamente al llegar la madurez sexual, madura la meditaci贸n. Alrededor de los cuarenta y dos a帽os, uno comienza a sentirse volcado hacia adentro. Cerca de los catorce a帽os, uno empieza a volcarse hacia los de m谩s, se torna extrovertido. El amor implica extroversi贸n; la relaci贸n es pensar en el otro. La meditaci贸n es introversi贸n, y significa pensar en el propio ser, en el centro de uno mismo. Entre los catorce y los cuarenta y dos a帽os, se produce un cambio. Poco a poco, uno vive la vida, conoce lo que es el amor, sabe de su satisfacci贸n y de su frustraci贸n, de su alegr铆a y de su tristeza, de su belleza y de su es panto, sabe que hay momentos de in tenso 茅xtasis y, despu茅s, grandes valles de oscuridad. Entonces, uno em pieza poco a poco a volcarse hacia el propio ser, dado que depender del otro nunca puede producir verdadero 茅xtasis. Si tu placer depende del otro, ese placer nunca puede tener en s铆 mismo la cualidad de la libertad. Y un placer que no tiene la cualidad de la libertad no es un gran placer. Si eres dependiente respecto del otro, entonces hay all铆 una limitaci贸n. El placer al que se accede a trav茅s del amor es moment谩neo: s贸lo puedes encontrarte con el otro en algunos momentos; luego, te separas y te sientes solo. Entretanto, te sientes solo. S贸lo por un momento te unes con el otro. Entonces, uno empieza a pensar: 鈥溌縃ay alguna manera de hacerse uno con la existencia y no sentirse solo nunca m谩s?鈥 En esto consiste la meditaci贸n. El amor es unirse a la existencia a trav茅s de otra persona s贸lo durante algunos momentos. La meditaci贸n es unirse a la existencia eternamente. Yoga quiere decir 鈥渦nir鈥. Esto debe suceder en alg煤n profundo lugar del coraz贸n. Y entonces hay placer y hay libertad. Y entonces hay dicha, pero no seguida de un valle de oscuridad. Entonces, la felicidad es eterna y la celebraci贸n es eterna.
LA MEDITACI脫N ES SENSIBILIDAD
Es la luz de la conciencia la que torna preciosas, extraordinarias las cosas. Entonces, las cosas peque帽as dejan de ser peque帽as. Cuando un hombre consciente, sensible y afectuoso toca un guijarro de la orilla, 茅ste se transforma en un diamante. Y si tocas un diamante en tu estado de in conciencia, no es m谩s que un guijarro ordinario (ni siquiera eso). La profundidad y el sentido de tu vida ser谩n proporcionales a tu nivel de conciencia. Ahora, la gente se pregunta por to do el mundo: 鈥溌緾u谩l es el sentido de la vida?鈥 Evidentemente, el sentido est谩 perdido, porque has perdido la forma de descubrir el sentido, y esta forma es la conciencia.

LA MEDITACI脫N ES CRECER
Envejecer no es algo valioso: todo animal pasa por eso, sin necesidad de usar la inteligencia. El crecimiento es una experiencia totalmente diferente. El envejecimiento es horizontal. El crecimiento es vertical: te lleva a las alturas, y te conduce a las profundidades. Y habr谩 de sorprenderte saber que el tiempo es horizontal, lo cual suena bastante extra帽o. Pasa un momento, luego viene otro momento, otro y otro m谩s... sucedi茅ndose en una l铆nea, en una l铆nea horizontal. El tiempo es horizontal, tal como lo es la mente. A una idea le sigue otra, y a 茅sta, otra, y otra, pero en una l铆nea, una hilera, una procesi贸n o un embotellamiento, pero siempre en forma horizontal. La meditaci贸n es vertical: va m谩s all谩 de la mente y m谩s all谩 del tiempo. Y, tal vez, finalmente llegues a la conclusi贸n de que el tiempo y la mente son equivalentes, son dos nombres del mismo fen贸meno: la sucesi贸n de ideas, de momentos. La meditaci贸n significa detener tanto el tiempo como la mente, y empezar de repente a elevarse a la eternidad. La eternidad no forma parte del tiempo, y tampoco es un pensamiento; es una experiencia.

LA MEDITACI脫N ES NO ESCAPISTA
El hombre que vive en el futuro vi ve una vida falsificada. No vive verdaderamente; s贸lo aparenta vivir. Es pera vivir, lo desea, pero nunca lo ha ce. Y el ma帽ana nunca llega; siempre es hoy. Lo que viene es siempre aqu铆 y ahora, y el hombre no sabe vivir el 鈥渁qu铆 y ahora鈥: s贸lo sabe escaparle. La forma de escapar al 鈥渁qu铆 y ahora鈥 se llama deseo, tanha (que es la palabra del Buda que hace referencia a una huida del presente, a un escape de lo real hacia lo irreal).

EL HOMBRE QUE DESEA ES UN ESCAPISTA
Ahora, y esto es muy extra帽o, se piensa que los meditadores son escapistas. Esto es un completo contrasentido. Los meditadores son los 煤nicos no escapistas: todos los dem谩s s铆 lo son. La meditaci贸n implica dejar de lado el deseo, abandonar los pensamientos, deshacerse de la mente. La meditaci贸n significa relajarse en el momento, en el presente. La meditaci贸n es lo 煤nico en el mundo que no es escapista, a pesar de que se crea que es lo m谩s escapista que hay. Quienes condenan la meditaci贸n a menudo lo hacen utilizando el argumento de que implica un escape, es capar de la vida. S贸lo dicen cosas sin sentido; no comprenden lo que dicen. La meditaci贸n no implica escapar de la vida. Es escapar hacia la vida. La mente lleva a escapar de la vida; el deseo es escapar de la vida.

LA MEDITACI脫N ES UN DON
Estar en silencio es el arte m谩s simple del mundo. No es una acci贸n, sino una no acci贸n. 驴C贸mo puede resultar dificultoso? 隆Te estoy mostrando el camino de la iluminaci贸n a trav茅s de la pereza! No hay que hacer nada para alcanzar la, pues est谩 en tu naturaleza. Ya la tienes; s贸lo que est谩s tan ocupado con otras actividades que no puedes percibir tu propia naturaleza. En las profundidades de tu interior es como afuera: la belleza, el silencio, el 茅xtasis, la dicha. Pero, por favor, a veces ten clemencia contigo: si茅ntate y no emprendas actividad alguna, ni f铆sica ni mental. Rel谩jate, mas no al modo norteamericano... Puesto que he visto tantos libros norteamericanos titulados C贸mo relajarse, en los que el t铆tulo mismo indica que el autor no sabe nada acerca de la relajaci贸n: no hay 鈥渃贸mo鈥. S铆, est谩 bien: C贸mo reparar un autom贸vil: tienes que hacer algo. Pero no hay acciones como tales en lo concerniente a la relajaci贸n. Simplemente, no hagas nada. S茅 que te resultar谩 algo dif铆cil al comienzo. No se debe a que sea dificultoso relajarse, sino a que te has vuelto adicto a la necesidad de hacer algo. Llevar谩 un tiempo superar esa adicci贸n. S贸lo s茅 y contempla. Ser es no hacer y contemplar es tambi茅n no hacer. Te sientas en silencio sin realizar actividad alguna, siendo testigo de todo lo que suceda. Las ideas dar谩n vueltas en tu mente. Puedes sentir cierta tensi贸n en algunas partes del cuerpo; te puede doler la cabeza. S贸lo s茅 testigo de lo que pase, no te identifiques con eso. Observa, s茅 como un observador que desde la monta帽a contempla lo que sucede en el valle. Es un don, no un arte. La meditaci贸n no es una ciencia, no es un arte. Es un don; no m谩s que eso. Todo lo que necesitas es un poco de paciencia. Los viejos h谩bitos habr谩n de per durar; las ideas seguir谩n precipit谩ndose. Y tu mente siempre est谩 como si fuera la hora pico, con el tr谩nsito apretado. Tu cuerpo no est谩 acostumbrado a sentarse en silencio: te mover谩s y te dar谩s vuelta. No hay de qu茅 preocuparse. Simplemente, observa que el cuerpo se est谩 moviendo y se est谩 dando vuelta, que la mente est谩 convulsionada, llena de ideas (consistentes, inconsistentes, f煤tiles), fantas铆as, sue帽os. Qu茅date en el centro, observando. Todas las religiones del mundo le han ense帽ado a la gente a hacer algo: detener el proceso de pensamiento, forzar el cuerpo a asumir una postura inm贸vil. En esto consiste el yoga: en una larga pr谩ctica para forzar al cuerpo a una postura inm贸vil. Pero un cuerpo forzado no est谩 inm贸vil. Y las oraciones, las concentraciones, las contemplaciones de todas las religiones hacen lo mismo con la mente: la fuerzan, no permiten que los pensamientos fluyan. S铆, tienes la capacidad de hacerlo. Y, si insistes, puedes detener el proceso de pensamiento. Pero esto no es lo real, es absolutamente fingido. Cuando la inmovilidad viene por s铆 misma, cuando el silencio se instala sin que hagas esfuerzo alguno, cuando contemplas los pensamientos y llega un momento en que empiezan a desaparecer las ideas y comienzan a producirse silencios, es hermoso. Los pensamientos se detienen por s铆 solos si no te identificas, si contin煤as en la posici贸n del testigo y no dices: 鈥溍塻te es mi pensamiento.鈥 No dices: 鈥淓sto est谩 bien; esto est谩 mal鈥, 鈥淓sto deber铆a estar all铆鈥 y 鈥淓s to no tendr铆a que estar ah铆鈥. Si lo hicieras, ya no ser铆as un observador: tendr铆as prejuicios, ciertas actitudes. Un observador no tiene prejuicios, no emite juicios de valor; s贸lo refleja lo que ve, como un espejo. Cuando pones algo frente a un espejo, 茅ste simplemente refleja lo que est谩 delante. No juzga que el hombre es feo, o que es hermoso, ni dice: 鈥溌y! 隆Qu茅 bonita nariz tienes!鈥 El espejo no tiene nada que decir. Su naturaleza es reflejar, y refleja. 脡sta es la raz贸n por la cual hablo de meditaci贸n: t煤 s贸lo reflejas todo lo que sucede por dentro o por fuera. Yo te lo garantizo... Puedo garantizarlo porque me ha pasado a m铆 y le ha pasado a mucha de mi gente. S贸lo mira con paciencia; tal vez pasen unos pocos d铆as, quiz谩s hasta unos pocos meses, o tal vez unos pocos a帽os. No hay forma de anticiparlo, puesto que cada individuo tiene un ritmo diferente. Debes haber visto a la gente que junta antiguas estampillas de correo. Cada uno tiene una colecci贸n diferente; la cantidad puede ser diversa, por lo tanto el tiempo que le lleve a cada uno ser谩 diferente; pero trata de seguir como testigo hasta tanto puedas hacerlo. Y esta meditaci贸n no necesita un tiempo especial. Puedes limpiar el piso y permanecer en silencio observ谩ndote a ti mismo limpiando el piso. Puedo mover la mano sin conciencia de ello, sin observarla, o bien pue do moverla con plena conciencia. Y hay una diferencia cualitativa. Cuan do la mueves en forma inconsciente, es mec谩nico. Cuando la mueves en forma consciente, hay gracia. Incluso en la mano, que forma parte de tu cuerpo, sentir谩s silencio, indiferencia. 驴Y qu茅 decir de la mente? Con tu permanente observaci贸n, lentamente comienza a reducirse m谩s y m谩s la precipitaci贸n de ideas. Comienzan a aparecer momentos de silencio; aparece un pensamiento y despu茅s hay silencio antes de que aparezca otro pensamiento. Estas lagunas te brindar谩n la primera vislumbre de meditaci贸n y el primer placer de estar llegando a puerto.
Comentarios:miespacioalternativo@gmail

Edición Impresa
Espacio Alternativo 2017-04-22

Ediciones Anteriores

Suscríbete