Estatal En riesgo, actividad comercial en puertos
Veracruz, Ver.: Critican la decisión del Gobierno Federal. / Agencias
Reportan un incidente en en Manzanillo, controlado desde antes por la Marina

Heladio Castro
Veracruz, Ver. / 2017-06-17

La transferencia de las Capitanías de Puerto a la Secretaría de Marina, que inició al primer segundo del sábado 17 de junio afectará el comercio marítimo nacional, alertó Ismael García Muñoz, secretario general de la Orden de Capitanes y Pilotos Navales en Veracruz.
Advirtió que aunque los capitanes de puerto no sean de la SEMAR, tendrán que obedecer las órdenes de los mandos navales, quienes no conocen de marina mercante y eso repercutirá negativamente en la actividad portuaria y comercial internacional.
Como ejemplo cito que algún trámite meramente administrativo, que puede salvarse con una llamada, podría quedar varado por una determinación de un ofician de la Armada y eso encarecería el comercio.
“Hoy el comercio globalizado la mercancías se manejan con estricto apego a tiempos desde que sale de la fábrica hasta que llega a la tienda. Si las mercancías no fluyen, en los contratos de fletes hay penalidades. No pueden retrasarse porque eleva mucho el costo”. “Un barco que pare en un puerto mexicano, cada hora dependiendo del tamaño del barco, la mercancía, puede perder por hora 2 mil dólares y hasta 35 mil dólares por hora”, alertó García Muñoz.
Recordó que ya ocurrió un incidente en Manzanillo, controlado desde antes por la Marina. Un buque de Pemex llegó pero el oficial no portaba el certificado de protección de la nave; llevaba la constancia de haber hecho el trámite ante la autoridad marítima pero no se la habían entregado.
Dijo que hubo cerrazón, el barco estuvo detenido aproximadamente 36 horas y le costó a Pemex muchos miles de dólares. Al final bajaron al oficial y subieron a otro.
Indicó que en término de la ley la autoridad tiene hasta 3 meses para expedir el documento pues el comercio marítimo no puede detenerse por algo que se pudo resolver en forma administrativa.
Remarcó que el afectado será el consumidor final, porque los agentes aduanales y los importadores le trasladarán el sobreprecio que ellos hayan pagado por ese tipo de retrasos.
Negó que el móvil para la transferencia sea la seguridad portuaria y criticó esa decisión del gobierno federal.
Añadió que en vez de simplificar las cosas las complican pues ahora habrá duplicidad, ya que un trámite se hará en la Secretaría de Marina y otro en la de Comunicaciones y Transportes.



Edición Impresa
Estatal 2017-06-27

Ediciones Anteriores

Suscríbete