Planeta 21 Los mitos de la diabetes aumentan sus riesgos
Ciudad de México: Los mitos de la diabetes aumentan sus riesgos / Agencias
* Es uno de los principales problemas de salud pública a nivel mundial, pero las falsas creencias sobre medicación y hábitos de vida potencian sus efectos.

Agencia
Ciudad de México / 2017-01-14

Andrea dejó de consumir todo tipo de frutas tras la recomendación de una amiga que también tiene diabetes. Le comentó que se lo había dicho una nutrióloga a un conocido de su esposo. La información que pasa de voz en voz, deformándose un poco en cada oído, puede ser la más perjudicial, sobre todo si el asunto abordado es el tratamiento de una enfermedad, tal como la diabetes. Los mitos a su alrededor han contribuido a potenciar sus riesgos.
Según cálculos de la OMS, afecta a 422 millones de personas en el mundo. La cifra se multiplicó por cuatro en las últimas tres décadas y su efecto cada vez es más evidente; en nuestro país es una de las principales causas de muerte.
La diabetes es un padecimiento en el cual la glucosa en la sangre se encuentra en un nivel elevado. Esto se debe a que el cuerpo no produce o no está utilizando adecuadamente la insulina, la hormona producida en el páncreas que ayuda a las células a transformar la glucosa en energía.
La diabetes mellitus es una enfermedad que se origina debido a la combinación de diversos factores, entre los que se encuentran: obesidad, sedentarismo, alimentación inadecuada, antecedentes familiares y factores genéticos poblacionales.
Para los especialistas, los mitos en torno a la diabetes están impidiendo que se trate de manera oportuna y adecuada. La doctora Leticia García Morales, Jefa del Departamento de Endocrinología y de la Clínica de Diabetes del Hospital Infantil de México Federico Gómez (HIMFG), señala que un gran mito en torno a esta enfermedad está relacionado precisamente con la alimentación.

Hábitos de vida
“Se llega a pensar que el paciente diabético tiene que restringir de manera importante su dieta. Esto es mentira. La alimentación del diabético debe estar bien balanceada y contener la misma proporción de macronutrientes que la del individuo que no tiene esta condición, es decir: una dieta sana”, señala la especialista y explica que el problema de esta enfermedad es que las células no se pueden nutrir porque la insulina es la que hace que entren los nutrientes, entonces si se quita la principal fuente de energía, lo que se provoca es poner en desnutrición severa a las células y en un desgaste terrible al organismo.
García Morales dice que este equilibrio en la dieta consiste en 55 0 60% de carbohidratos o azúcares, pero de los llamados complejos, que son los buenos para el organismo y que están contenidos en frutas, verduras, cereales y leguminosas. La dieta también debe contener de un 15 a 20% de proteínas, es decir de productos de origen animal; así como un 20 a 25 % de grasas, de preferencia vegetales. Especifica que si todos ajustáramos nuestra alimentación basados en estos porcentajes, disminuiría considerablemente el número de casos de diabetes.
“Lo único que el paciente diabético no debe de comer es lo que llamamos azúcares simples: todos los alimentos que vienen añadidos con azúcar, pero esto en realidad no lo debe comer ni el paciente con diabetes ni ninguna otra persona porque sabemos que para todos, niños y adultos, sus efectos son muy malos para la salud”, señala y subraya que se deben limitar los azúcares simples y las grasas saturadas, pero también abrir el paso sin ningún temor a productos del legado culinario tradicional mexicano, como los fríjoles, tortillas y verduras.
García Morales explica que el impacto en los alimentos con azúcares simples es especialmente nocivo en el primer año de vida, pero incluso la historia prenatal de un individuo puede condicionar los riesgos a desarrollar la enfermedad. “Un factor de riesgo importantísimo para desarrollar diabetes tipo 2 es que la madre haya aumentado más de 10 kilos durante el embarazo o haya tenido diabetes gestacional o alguna otra enfermedad que haya comprometido la nutrición del bebé.
En este sentido, otros factores de riesgo están en niños nacidos con peso de menos de 2.5 o más de 3.5 kilos”, señala y agrega que así los diferentes factores de riesgo se van sumando.
La especialista comenta que desafortunadamente tenemos una población con muy alta prevalencia de diabetes, pero esto ha llevado a que la gente crea que si tiene antecedentes familiares, necesariamente tendrá la enfermedad. Esto no es así, sobre todo porque la diabetes se considera una enfermedad compleja.
“Este término se refiere que tiene una participación importante la genética, pero no estamos hablando de un solo gen, sino de varios factores genéticos que se conjuntan para darnos riesgo, no para darnos la enfermedad como tal”. Este conjunto de factores genéticos implica alrededor del 40 0 50% de riesgo para desarrollar la enfermedad, pero el otro 50% depende del medio ambiente, como alimentación, ejercicio y otros factores peligrosos muy importantes que la población desconoce, como los mencionados factores de riesgo prenatales.
Otro gran mito está relacionado con la limitación de la calidad de vida después del diagnóstico. La experta explica que el paciente puede hacer cualquier tipo de actividad: deportiva, física e intelectual, sin limitantes. “La única diferencia es que debe estar pendiente de su medicamento y monitorear adecuadamente sus niveles de azúcar en la sangre. Incluso el paciente con diabetes bien controlado, suele ser más sano que el que no tiene la enfermedad porque lleva una vida más ordenada y disciplinada: con ejercicio diario y buenos horarios de alimentación y sueño”.


Temores infundados
Otro mito muy arraigado sobre el origen de la enfermedad es que puede ser ocasionada por algún suceso estresante. “De ninguna manera la diabetes va a estar ocasionada por algún susto o situación de alarma”, subraya y explica que lo que sucede es que la descarga de adrenalina es un mecanismo normal de defensa ante una situación estresante para el individuo y ésta genera más disposición de azúcar en la sangre para, por ejemplo, correr más rápido ante una amenaza.
“Se libera más azúcar a la sangre y sube un poco el nivel de glucosa, pero si no tenemos diabetes no la va a provocar. Lo que puede suceder probablemente es que ante una emoción fuerte, un paciente que ya tiene diabetes y lo desconoce probablemente se sienta mal, así que al efectuarle una determinación de azúcar, la encontrarán alta y entonces puede decir que fue el ‘susto’, pero las emociones fuertes no van a generar diabetes”.
La obesidad es el principal factor de riesgo, aunque no necesariamente todo obeso será diabético, ni todos los diabéticos son obesos.
La doctora dice que por la complejidad de la enfermedad, hay familias con un factor genético tan fuerte que aunque el paciente no sea obeso, bastan malos hábitos para desarrollar la enfermedad, sin embargo también hay obesos que nunca la tienen. Enfatiza que el por qué no está claro, pues en el caso de los niños hay quienes, sin importar el grado de obesidad, generan muy rápido la diabetes.
“Una teoría muy personal es que cada vez vemos más que el desarrollo del niño en el útero tiene que ver con su capacidad futura para producir o no insulina de manera adecuada, es decir, los niños que tuvieron mayores factores que alteraron la programación de la producción de insulina en el páncreas desde la etapa prenatal probablemente sean los más predispuestos”.
Después de detectada la enfermedad, el paciente debe acostumbrarse a checar su glucosa y apegarse al tratamiento indicado, que generalmente implica la administración de insulina, sin embargo la doctora señala que en esta área se encuentra el mito probablemente más importante que ha crecido en torno a la diabetes, que la insulina puede afectar la salud.
“La insulina es una hormona indispensable para la vida y que todos debemos producir de manera normal. Justamente cuando no la generamos, o no actúa adecuadamente, nos da diabetes. Es así que debemos concluir que la insulina no es dañina, por el contrario, es muy benéfica para la salud, pero el temor a esta sustancia hace que muchas veces se tienda a rechazar el tratamiento e incluso que el paciente adulto no acuda con el médico por el miedo a que se la vayan a indicar en su tratamiento”.
De esta forma, los especialistas suelen econtrarse con enfermos renuentes a la administración de insulina, pero muy interesados en alternativas sin ningún sustento científico. “Otro mito que en realidad engloba a muchos más es el que dicta que existen muchas formas de quitar la diabetes, toda esta medicina ‘mágica’ que de pronto se anuncia en todos lados”.
Por el profundo impacto de la enfermedad en nuestro país, los llamados productos milagro prevalecen en todas partes prometiendo curar la enfermedad.
“Debemos ser conscientes de que una vez que se instala la diabetes no se va a curar. No se va a regresar a la producción y buena acción de la insulina a nivel de la células y del páncreas, esto no se recupera, pero sí se logra un buen control de la enfermedad se pueden vivir muchos años sin complicaciones”.
Para la endocrinóloga es muy importante enfatizar que no existe en ninguna parte del mundo un producto que cure la diabetes. “Existen muchas alternativas en investigación, que actualmente se están realizando en diferentes partes del mundo, incluido nuestro país, pero ninguna de ellas se puede considerar la cura de la diabetes y de pronto aparecen noticias que parecen anunciarlo, pero son sólo situaciones en experimentación, que todavía no han resultado”, señala y agrega que el día que esto sucede habrá un Nobel de por medio porque la diabetes es la enfermedad global más importante y que está matando a más gente en el mundo pero principalmente por el mal control de la enfermedad.

Investigadores belgas encuentran posible cura

Investigadores de la Universidad Católica de Lovaina (UCL), en Bélgica, descubrieron una proteína capaz de detener el desarrollo de la obesidad y diabetes tipo 2, además de reducir el colesterol y el riesgo de arterosclerosis.
El descubrimiento, resultado de 10 años de trabajo, fue publicada este lunes en la revista especializada Nature Medicine y allana el camino para el futuro desarrollo de un medicamento contra esas enfermedades.
Se estima que 600 millones de personas en el mundo son obesas y 400 millones sufren de diabetes.
Con el nombre científico de Amuc_1100, la proteína forma parte de la membrana externa de la bacteria Akkermansia Muciniphila, que se encuentra naturalmente en el intestino de animales vertebrados, incluido el hombre.
Administrada en gran cantidad, Amuc_1100 aumenta el volumen de energía eliminada a través de la masa fecal, reduciendo el tamaño de las células adiposas.
La proteína también disminuye la permeabilidad del intestino, impidiendo que toxinas presentes en la masa fecal entren en la corriente sanguínea.
El equipo de la UCL, liderado por el doctor Patrice Cani, ha descubierto Amuc_1100 al pasteurizar (calentar a 70 grados) la bacteria Akkermansia Muciniphila, en un intento de hallar una manera de reproducirla sintéticamente.
La producción sintética era un paso necesario para poder administrar la bacteria a humanos y probar si se obtenían los mismos resultados de una experiencia con ratas que reveló, en 2013, su capacidad de reducir los efectos de la obesidad y del diabetes del tipo 2.
“Hemos logrado reproducir la bacteria y comprobamos que de esa manera (pasteurizada) es aún más eficaz sobre las ratas. Al investigar la razón de esa diferencia de comportamiento, observamos la presencia de la proteína, aún activa”, explicó Cani a Notimex.
La pasteurización elimina lo que no es necesario en la Akkermansia Muciniphila y preserva la proteína, lo que explica su eficacia multiplicada”, añadió.
Los investigadores realizaron tres baterías de pruebas con ratas obesas, todas ellas con resultados positivos, incluso en el caso de ratas sometidas a un régimen alimentario rico en calorías.
En las tres ocasiones, las ratas fueron divididas en cuatro grupos, a los que se administró, de manera respectiva, la proteína aislada, la bacteria en su versión viva, la bacteria pasteurizada o un placebo.
Luego de cinco y seis semanas de tratamiento, los investigadores comprobaron tanto en la bacteria pasteurizada como en la proteína aislada tenían la misma capacidad de impedir el aumento de masa corporal e impedir el desarrollo del diabetes del tipo 2.
El efecto benéfico es menos importante con la administración de la bacteria en su versión viva.
Los tratamientos con la proteína Amuc_1100 y con la bacteria Akkermansia Muciniphila pasteurizada se encuentran ahora en fase de pruebas clínicas en humanos.
Los primeros resultados son esperados para mediados de 2017. Una primera batería de pruebas con la bacteria pasteurizada, iniciada en diciembre de 2015 y realizada durante tres meses con 40 individuos, permitió comprobar que su administración es segura para los humanos.
“Es el primer paso para que podamos, dentro de algunos años, desarrollar un medicamento que permitirá no sólo aliviar los efectos, sino también prevenir la diabetes, la obesidad y una serie de disfunciones metabólicas”, afirmó Cani.



Edición Impresa
Planeta 21 2017-05-21

Ediciones Anteriores

Suscríbete