Planeta 21 Inicia China su Aldea Lunar
Ciudad de México: EL PROYECTO DE CHINA tiene dos invernaderos; es un sistema donde coexisten animales, plantas y microorganismos. / Agencias
El simulador de la cabina espacial tiene 2 invernaderos, una sala de tratamiento de desechos y otra de cría de animales

Agencia EFE
China / 2017-05-27

Entender exactamente las necesidades que los seres humanos podrían tener en futuras colonias en la Luna es el objetivo de un programa que acaba de lanzarse en China, por el que ocho jóvenes permanecerán periodos prolongados de tiempo en un simulador de cabina espacial.

Todos ellos son estudiantes de posgrado de la Universidad Aeronáutica y Astronáutica de Pekín (también conocida como "Beihang") y el primer grupo, dos hombres y dos mujeres, entró el miércoles en la cápsula, bautizada como "Yuegong-1", donde permanecerán 60 días.

Después serán reemplazados por un segundo grupo, también de dos hombres y dos mujeres, que permanecerán allí durante 200 días, y tras ello el primer grupo regresará para estar los 105 días restantes hasta completarse los 365 que durará todo el programa.

El experimento, llamado "Yuegong-365", es el segundo intento de Beihang para ver cómo funciona el Sistema de Apoyo a la Vida Biorregenerativa (BLSS) en un entorno parecido a la Luna, después de que en 2014 se llevara a cabo un exitoso ensayo de 105 días.

El BLSS es un sistema donde coexisten animales, plantas y microorganismos. El agua y la comida se pueden reciclar en ese entorno, creando un ambiente parecido a la Tierra. China confirmó que iniciará en 2019 la construcción de su estación espacial.

"El BLSS es absolutamente crucial para las sondas a la Luna y a Marte", dijo Liu Zhiheng, de la Academia China de Ciencias, quien apuntó que la información obtenida gracias a este experimento ayudará a garantizar "la seguridad y la salud de nuestros astronautas".

Liu Hong, diseñador jefe de "Yuegong-1", dijo que el propósito del nuevo programa es probar la estabilidad del BLSS cuando astronautas con diferentes tasas metabólicas se turnan para vivir en la cabina y se enfrentan a situaciones repentinas como apagones.

"Yuegong-1" se compone de dos invernaderos y de un espacio vital principal que alberga cuatro cubículos de cama, una sala común, un baño, una sala de tratamiento de desechos y otra de cría de animales.

Hace unas semanas, China confirmaba que iniciará en 2019 la construcción de su estación espacial, un anuncio que hizo público unos días después del exitoso lanzamiento de su nave de carga "Tianzhou 1".

Aunque todavía no hay fecha ni programa para enviar una nave tripulada a la Luna, sí está previsto que China envíe la sonda lunar Chang E 5 a finales de este año para tomar muestras.

Además, espera enviar otra sonda a la cara oculta de la Luna en 2018 y también tiene previsto llevar a cabo en 2020 su primera misión de exploración de Marte, que aterrizará en el planeta rojo y tomará muestras geológicas sobre el terreno.

LADRILLOS DE POLVO SOLAR
Científicos de la Agencia EspacialEuropea (ESA) han logrado imprimir en 3D ladrillos con polvo solar simulado
usando luz solar concentrada, técnica que puede utilizarse para levantar su proyectada “aldea lunar”.
“Tomamos material lunar simulado y lo cocinamos en un horno solar”, explica el ingeniero de materiales
Advenit Makaya, supervisando el proyecto para la ESA. “Esto se hizo en una mesa de impresoras 3D para hornear
capas sucesivas de 0.1 milímetros de polvo lunar a mil grados Celsius. Podemos completar un ladrillo de 20
x 10 x 3 centímetros para construir en unas cinco horas”
Como materia prima, la prueba utilizó suelo lunar simulado disponible comercialmente basado en material
volcánico terrestre, procesado para imitar la composición y tamaños de grano del polvo lunar genuino. El horno solar en la instalación del Centro Aeroespacial Alemán DLR en Colonia tiene dos configuraciones de trabajo. Como referencia, 147 espejos curvados enfocan la luz solar en un haz de alta temperatura para fundir los granos del suelo juntos. Pero el clima en el norte de Europa no siempre coopera, por lo que el sol a veces es simulado por una serie de lámparas de xenón, que más típicamente se encuentran en los proyectores de cine. Los ladrillos resultantes tienen la resistencia equivalente del yeso, y se someten a pruebas mecánicas detalladas. Makaya agrega que algunos bordes se curvan más rápido que el centro del
ladrillo, porque se enfrían antes: “Estamos buscando cómo manejar este efecto, quizás acelerando ocasionalmente
la velocidad de impresión para que se acumule menos calor dentro del ladrillo. Pero por ahora este proyecto es
una prueba de concepto, mostrando que tal método de construcción lunar es de hecho factible”. A raíz de este estudio del Programa de Tecnología de Apoyo General de la
ESA, el proyecto de seguimiento de RegoLight está siendo respaldado por el programa Horizon 2020 de la UE.
Advenit añade en un comunicado: “Nuestra demostración tuvo lugar en condiciones atmosféricas normales, pero RegoLight (dedicado a la producción de materiales de construcción in situ en futuras misiones lunares)
sondeará la impresión de ladrillos en condiciones lunares representativas: el vacío y los extremos de alta temperatura”.

Edición Impresa
Planeta 21 2017-10-22

Ediciones Anteriores

Suscríbete