Planeta 21 Redes sociales, ¿una puerta a las adicciones?
Estados Unidos: NO SON POCAS LAS ADVERTENCIAS que se hacen desde algunas organizaciones sobre la necesidad de hacer un buen uso de las nuevas tecnologías porque, en pocas palabras, generan adicción tanto a padres como a hijos / Agencia
Quienes sufren una adicción a las redes sociales tienen mayor probabilidad de abusar de otro tipo de sustancias.

Agencias
México, DF / 2015-03-22

El uso excesivo de las redes sociales no sólo puede ser adictivo, sino que se relaciona con otros trastornos del control de impulsos, incluyendo el abuso de sustancias, de acuerdo con un nuevo estudio por parte del la Universidad de Albany, en Estados Unidos.
El equipo de investigadores, liderado por la psicóloga Julia Hormes, se dio a la tarea de evaluar la naturaleza adictiva de las redes sociales, particularmente Facebook. Encontró que el 10% de los usuarios experimentan lo que Holmes llama “uso desordenado de redes sociales” y determinó que quienes sufren una adicción a las redes sociales tienen mayor probabilidad de abusar de otro tipo de sustancias.
En octubre, Facebook reportó más de 1.35 mil millones de usuarios activos, 800 millones de ellos utilizándolo diariamente. El 71% de los usuarios activos acceden a su perfil a través de un teléfono celular. (Falsedad en las redes sociales)
De acuerdo con Holmes, Facebook posee varias de las características que favorecen el desarrollo de un síndrome similar a la adicción. Las nuevas notificaciones y contenido actúan como recompensa, mientras que el no poder predecir cuándo aparecerá nuevo contenido hace que se revise frecuentemente. Esta incertidumbre sobre cuándo obtendremos una “recompensa” se conoce en la psicología como “programa de reforzamiento de intervalo variable”, y es muy eficaz en el establecimiento de comportamientos habituales.
Durante la investigación, se evalúo el uso de Facebook de un grupo de 292 estudiantes universitarios, mayores de 18 años, mediante una serie de criterios comúnmente empleados para diagnosticar el alcoholismo. Quienes cumplían los criterios del “uso desordenado de redes sociales” también tendían a reportar problemas de regulación emocional, incluyendo poco control de impulsos. Se ha demostrado que una mala regulación emocional es un factor de riesgo para la adicciones.
Los resultados, publicados en la revista especializada Addiction, sugieren que el uso excesivo de las redes sociales puede ser parte de un conjunto de factores de riesgo que aumentan la susceptibilidad al abuso de sustancias. Hormes y su equipo esperan que su estudio ayudará a categorizar oficialmente el “uso desordenado de redes sociales” como una adicción conductual.

PRINCIPALES RAZONES
No son pocas las advertencias que se hacen desde algunas organizaciones sobre la necesidad de hacer un buen uso de las nuevas tecnologías porque, en pocas palabras, generan adicción tanto a padres como a hijos. Pero, ¿cuáles son las verdaderas causas? ¿Por qué nos sentimos, en muchos casos, dominados por las redes sociales?
Gustavo Entrala, experto en la materia, cofundador y CEO de la agencia 101, aporta las principales razones por las que enganchan tanto las redes sociales:
—Twitter, facebook... permiten con gran facilidad entrar en contacto con otras personas. Las relaciones que se generan son muy «light», pero basta con apretar un botón para tener «momentazos digitales» y que miles de personas te sigan.
—En las redes sociales solo proyectamos lo positivo: lo bien que nos lo estamos pasando montando a caballo, en la playa, las foto de una buena mariscada... Uno no percibe la verdadera realidad social de las personas porque no se cuentan las desgracias.
—Producen una sensación de gratificación muy rápida. Yo escribo e inmediatamente hay una respuesta. Ese «feedback» produce un estímulo muy positivo. En facebook, por ejemplo, no existe el botón de «no me gusta», lo que implica que los estímulos que uno recibe serán casi siempre positivos.
—El teléfono, el ordenador... son todos ellos dispositivos que nos obedecen. Basta con teclear unas letras y apretar un botón para entrar en la web de ABC, buscar hoteles, información de un tema determinado, hacer una reserva en un restaurante, conseguir imágenes...
—Conllevan un reconocimiento personal. El ser humano, por naturaleza, anhela sentirse querido, interesante, que le miren y observen y ese sentimiento en las redes sociales se obtiene multiplicado por infinito. Si uno ha tenido un mal día y está de bajón, se conecta a las redes y compensa esa frustración con la sensación de popularidad en las redes.
—Al usuario le hace sentirse activo mientras realiza una labor de investigación, busca información, responde mensajes, publica mensajes, fotos... aunque, en realidad, no esté haciendo nada útil de verdad.

Edición Impresa
Planeta 21 2017-08-06

Ediciones Anteriores

Suscríbete