Francisco E. Heredia Quintana / Opinión
Juego de tronos por Siria
2017-04-13
Juego de tronos (Game of thrones) es una novela medieval que fue llevada a las pantallas logrando gran popularidad, dejando de lado el rostro fantasioso de la trama en la que hay magia y dragones, también hay una guerra, una lucha por el trono máximo, por el poder que rige a siete reinos.
La historia parece desarrollarse de manera laberíntica, muchos personajes, familias, reinos y todos interactuando dando la oportunidad de que el espectador vaya deshojando todas las capas de esta aventura observando la perspectiva particular de cada personaje.
Juego de Tronos no es una historia en la que hay villanos íntegros llenos de la más pura maldad, ni tampoco hay personajes buenos, saturados de bondad y empalagosa dulzura, las vidas en esta historia tienen sus conflictos, debilidades, sus facetas buenas y al mismo tiempo ese lado bélico, ese espíritu de supervivencia que los impulsa a tomar decisiones donde a veces el llenarse las manos de sangre es la única opción.
Actualmente el mundo pareciera que atestigua un Juego de Tronos, los “reinos” Rusia, Estados Unidos, Irán y Norcorea, desde sus posturas no son completamente malos ni del todo buenos, cada uno tiene sus motivos, sus intereses, sus estrategias que sólo buscan garantizar su poderío e influencia, que solo buscan mantener la posición que ostentan a nivel económico, militar y tecnológico.
Estas naciones se han convertido en enormes zopilotes negros que sedientos babean y se saborean a Siria, están disfrazados de aliados, de amigos, de salvadores pero tienen intenciones oscuras, motivos personales que los impulsan a confrontarse o a aliarse.
Siria es, en este contexto el Trono de Hierro; en la novela este sitio es la sede absoluta del poder, quien se sienta en él será el Rey, el que domine todo. En la ficción se describe al trono como un asiento ubicado en lo más alto de la sala del reino principal y se impone por estar rodeado de miles de espadas que son recolectadas durante todas las guerras que se han desatado por lograr obtener el poder, así pues el trono es símbolo sofisticado y filoso de quien tienen la facultad de dominar a los demás, sentarse en el implica riesgos, contemplarlo puede ser enajenante a tal grado de idolatrarlo, obsesionarse y hasta perder la cordura y enfermar de poder.
Siria es este trono complicado y espinoso, es este receptáculo de poder que todas estas naciones codician y desean ejercer en esa nación su mayor influencia, obtener beneficios, explotarlo, exprimirlo para lograr levantarse por sobre los demás “reinos” y que estos le rindan pleitesía.
Rusia es el más íntimo amigo de Siria, pero al mismo tiempo puede ser ese misterioso verdugo que entre sus ropas esconde la filosa espada que al momento menos esperado se hundirá en las entrañas de esta nación flagelada por la pobreza y el terrorismo.
En la trama hay un personaje denominado ‘La Mano del Rey’ quien básicamente es un aliado y consejero, sin embargo puede tener intenciones secretas que vayan más allá de procurar a su rey.
Rusia es esta mano amiga que apoya a Siria, tiene una cercanía absoluta con el gobierno Sirio, Putin es esa voz que susurra al oído, que entre diplomacia y sutiles presiones desliza las estrategias que más le convienen.
Siria tiene un lugar estratégico en el medio oriente, hasta hace un par de años era una potencia petrolera e industrial en la región su presidente Bashar Assad tiene la intención de convertirla en el nuevo centro de energía de oriente medio, y disminuir la influencia estadounidense en la zona árabe, y para ello ha contado con Vladimir Putin a quien siempre le ha interesado que el poder de Bracak Obama o Donald Trump o de Estados Unidos no siga creciendo en esa parte del mundo.
Poco antes del estallido de la guerra, Assad propuso el concepto ‘Estrategia de los cuatro mares’ donde Siria ocuparía un lugar central y sería el único gran país árabe, con acceso al mar Mediterráneo, es decir, acceso a Europa y a el Atlántico.
El proyecto preveía la construcción de gasoductos para conectar los mares circundantes de Siria: el Caspio, el Mediterráneo, el mar Negro y el golfo Pérsico. Esto significaría la unión de Siria, Irán, Turquía y Azerbaiyán en el sistema de transporte de gas y petróleo con el único acceso al mar Mediterráneo. El proyecto suponía la participación de varias empresas rusas, pero las compañías de Europa y EU no fueron invitadas.
Putin no está necesariamente de acuerdo a Al Assad pero ciertamente no quiere ver el colapso del gobierno de un país en el que tiene intereses estratégicos y políticos y en el que ha hecho una gran inversión militar y económica.
“Moscú teme que Siria se transforme en una ‘zona franca’ para milicias terroristas y que desde ahí se coordinen y operen con islamistas radicales en Rusia”, opinó un experto; Rusia necesita tener controlada a Siria y además mantener sus alianzas de conveniencias mutuas.
Por otro lado Estados Unidos ha sido un aliado comercial de Rusia con el que cada vez se está levantando un muro gélido e impenetrable justo como el que describe la saga de Juego de Tronos, un muro de hielo protege pero al mismo tiempo aisla y permite que del otro lado se agrupen fuerzas misteriosas que unidas pueden lograr dominar y hacer sentir su poder.
Estados Unidos endureció el tono contra Rusia y le instó a finalizar su apoyo al presidente sirio a quien acusan de haber atacado con armas químicas a su propia población. Washington acusó a Moscú de colaborar “encubriendo” la autoría de la matanza de civiles señalando a terroristas. El secretario de Estado, Rex Tillerson, dijo que el Gobierno de Vladímir Putin debía escoger entre aliarse con Washington o con Siria o Irán.
El punto álgido de este conflicto ocurrió con un ataque químico, armas que se creía ya no podrían ser usadas o se consideraba que nadie podría poseer, como en Juego de Tronos al igual que los dragones estas armas letales, estaban rodeadas de mitos, se creía que no existían luego de que fueron usadas en esa misma zona en 1917.
Este ataque al estilo de la embestida violenta de un dragón, ocurrió a las 7 de la mañana, cuando muchas de las familias afectadas aún dormían. El súbito bombardeo que “vino desde el cielo”, según los testigos, este “fuego invisible y químico, dejó cuerpos sin vida en las calles y a personas sufriendo espasmos y crisis de asfixia.
Este miércoles Rex Tillerson fue recibido por el presidente Vladimir Putin, quien dijo que la confianza entre Estados Unidos y Rusia se ha deteriorado bajo el gobierno de Donald Trump, especialmente luego de que Washington acusó a Moscú de haber encubierto el ataque con gas sarín que dejó cerca de 80 muertos.
En una visita tensa ambas naciones acordaron que se realice una “investigación imparcial y honesta” sobre este ataque.
La Reina Roja de Juego de Tronos es una especie de sacerdotisa y consejera de guerra, una mujer bella y elegante que esconde sus propias ambiciones y logra doblegar y conducir la voluntad de uno de los reyes de esta historia, le aconseja donde y como atacar, qué estrategia aplicar, a quienes desterrar y no siempre logra los resultados prometidos.
Donald Trump tuvo esa reina roja que le aconsejó atacar a Siria; esa decisión fue influenciada por su hija mayor, Ivanka, quien dijo que se encontraba “con el corazón roto e indignada” por el ataque químico en Siria en el que murieron alrededor de 30 niños, dijo el hijo del mandatario Eric Trump al diario Daily Telegraph.
“Ivanka tiene tres hijos y ella tuvo cierta influencia”, dijo Eric, quien junto con su esposa Lara están esperando un bebé. “Estoy seguro que dijo ‘escucha, esto es horrible’. Mi padre actúa en momentos como ese”, añadió.
“Estos tipos son unos salvajes, estoy feliz de que mi padre haya respondido como lo hizo”, destacó Eric.
Donald Trump estaba cenando en su casa de Mar-a-Lago, comiendo “el trozo de pastel de chocolate más hermoso que jamás haya visto” cuando decidió enviar 59 misiles Tomahawk sobre una base aérea siria.
En una entrevista con Fox Business Network, Trump describió la escena que se desarrolló cuando informó al presidente chino, Xi Jinping, que acababa de lanzar un ataque contra las fuerzas del gobierno sirio.
Pese a no intervenir directamente contra Assad, Estados Unidos ha apoyado a los grupos opositores que combaten al líder sirio y desde 2014 también lidera la coalición militar internacional que lucha contra el Estado Islámico (IS) en Siria.
El interés de Trump en Siria ciertamente es en gran parte económico sin embargo el valor de esta nación en términos de recursos no es tan grande como el que representara Irak.
Hay dos aspectos que le interesan contener: el terrorismo y el crecimiento del poder de Vladimir Putin.
La inestabilidad de la región ha propiciado que sea terreno fértil para la integración de organizaciones terroristas y Estados Unidos necesita tener los ojos en esta situación ya que esa nación es el principal blanco de los grupos extremistas.
Rusia ha atacado a estas fuerzas rebeldes, ha manifestado su poder armamentista en la zona del conflicto y se dice que si EU no hubiera actuado pronto estaría permitiendo que Putin tomara las cartas sobre el resultado que venga tras la crisis en Siria.
Por otro lado el periódico oficial de Corea del Norte Rodong Sinmun dijo que el país está preparado para responder a cualquier agresión proveniente de Estados Unidos.
Crecen los rumores de una eventual acción militar por parte de Estados Unidos, luego del ataque contra Siria en medio de las preocupaciones de que Corea del Norte lleve a cabo una sexta prueba de misiles nucleares.
El presidente en funciones de Corea del Sur, Hwang Kyo-ahn, advirtió de las provocaciones de Corea del Norte y ordenó al ejército intensificar la vigilancia para asegurar una comunicación cercana con Estados Unidos.
Donald Trump, elevó la tensión al afirmar que está listo para “resolver el problema” norcoreano sin la ayuda de China, unos días después de haber mantenido un encuentro con su homólogo chino, Xi Jinping.
“Corea del Norte busca problemas. Si China decide ayudar, eso sería genial. Si no, ¡resolveremos el problema sin ellos!”, escribió el mandatario en su cuenta personal de Twitter.
Washington anunció que el pasado fin de semana el envío de un grupo aeronaval estadounidense, incluyendo el portaaviones ‘USS Carl Vinson’, hacia la península de Corea.
Corea del Norte denunció el despliegue, considerándolo “insensato” y se dijo dispuesto a responder con “la poderosa fuerza de las armas”.
Rusia destacó que está extremadamente preocupada de que Estados Unidos pueda decidir atacar unilateralmente a Corea del Norte.
El país asiático está emergiendo como uno de los problemas de política exterior más urgentes para Donald Trump. Pyongyang ha llevado a cabo cinco ensayos de misiles y está trabajando para desarrollar armamento que pueda alcanzar a Estados Unidos.
Esta semana el presidente del Parlamento de Irán, Ali Larijani, ordenó a la comisión parlamentaria de política exterior y seguridad nacional considerar posibles medidas diplomáticas y políticas en respuesta al ataque estadounidense contra la base en Siria.
“Irán, como miembro de organizaciones internacionales, puede instar a otros parlamentos internacionales a considerar esta iniciativa y a tomar una respuesta similar ante este violento e ilegal ataque”.
En el lugar donde se desarrolla la trama de Juego de Tronos, para los 7 reinos el tiempo y el clima son determinantes para que se desarrollen las historias de cada personaje, pero sin duda la llegada del Invierno es determinante, en esta fantasía el Invierno puede durar años y todos los reinos y señores de la realeza deben estar preparados para enfrentarlo y sobrevivirlo.
”El Invierno está cerca” es la frase que se repite una y otra vez en Juego de Tronos y alimenta la expectativa de lo que sucede cuando el viento congelante abrace todos los territorios, explican que ya han sobrevivido otros inviernos, pero el que se avecina será intenso y fatídico no sólo habrá falta de agua, comida y comunicación, también se percibe el impacto de una amenaza desconocida que cimbrará la historia de todos los personajes.
Aún no inicia la séptima temporada de esta serie pero ya se advierte que se abordará la confrontación de los personajes principales por el Trono de Hierro, las pasadas temporadas han sido un viaje de exploración, muertes, aprendizajes y sacrificios para culminar en el sendero que los lleva a la batalla definitiva y a la par de esta guerra iniciará el más crudo y misterioso invierno.
De vuelta a la realidad, este Invierno que se anuncia y ya se siente, bien puede ser la guerra que para muchos es inminente, los roces, las declaraciones ácidas, el intercambio de insultos y amenazas, la tensión entre Siria, Rusia, Irán, Norcorea y Estados Unidos está por estallar.
“La guerra está cerca”, todo indica que se está gestando una batalla que involucrará a poderosas naciones el “Invierno” está acechando a Siria y promete ser oscuro e impredecible.
heqfe@hotmail.com
DI Noticias Noche 20 de Mayo del 2015
Edicin Impresa
Portada 2017-10-24 Suscripciones Ediciones Anteriores